Menú Principal | Guía Eclesiástica | Página inicial de SC

 

Nota: Se adjunta también la novena
 

Conferencia Episcopal Argentina

Comisión Episcopal de Ministerios

 

TRIDUO VOCACIONAL 

POR LA SANTIFICACIÓN

DE LOS SACERDOTES,

EL AUMENTO Y LA PERSEVERANCIA

DE LAS

VOCACIONES SACERDOTALES

Con ocasión de la
Celebración del Santo Cura de Ars
San Juan María Vianney
Patrono de los Sacerdotes Párrocos (4 de agosto)

 

 

 

•  Nombre: Triduo por la santificación de los sacerdotes y el aumento y la perseverancia de las vocaciones sacerdotales.

 

•  Finalidad: Oración y Adoración Eucarística con ocasión de la celebración del Santo Cura de Ars, Patrono de los Párrocos, que ayude a nuestras comunidades a valorar la vocación y figura sacerdotal a favor del bien de la Iglesia, como discípulos y misioneros, a la luz del Documento de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida .

 

•  Temática abordada por día:

 

•  Día 1 : 01/08: El Sacerdote y los discípulos misioneros

•  Día 2 : 02/08: El Sacerdote y el itinerario formativo

•  Día 3 : 03/08: El Sacerdote y las familias, la persona, la vida

 

•  Esquema General: Hora Santa con la Adoración Eucarística.

 

•  Primera Parte: Puesta en la Presencia de Dios

•  Segunda Parte: Parte Penitencial

 

•  Tercera Parte: Lectura Evangélica

 

•  Cuarta Parte: Peticiones

 

•  Oración Final de cada día.

 
TRIDUO DE ORACIÓN CON ADORACIÓN EUCARÍSTICA

 

 

Fragmentos tomados de:

V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida

Carta Encíclica Spe Salvi de Benedicto XVI

 

 

 

ÍNDICE GENERAL

 

 

Día 1 , 01/08: El Sacerdote y los discípulos misioneros

..........................................................................................4

Día 2 , 02/08: El Sacerdote y el itinerario formativo

..........................................................................................7

Día 3 : 03/08: El Sacerdote, las familias, las personas y la vida

………………………………………………………10

 

 

INTRODUCCIÓN GENERAL

 

La fe en Dios amor y la tradición católica en la vida y cultura de nuestros pueblos son sus mayores riquezas. Se manifiesta en la fe madura de muchos bautizados y en la piedad popular que expresa “el amor a Cristo sufriente, el Dios de la compasión, del perdón y la reconciliación (…), - el amor al Señor presente en la Eucaristía (…), - el Dios cercano a los pobres y a los que sufren, - la profunda devoción a la Santísima Virgen de Guadalupe, de Aparecida o de las diversas advocaciones nacionales y locales” . Se expresa también en la caridad que anima por doquier gestos, obras y caminos de solidaridad con los más necesitados y desamparados. Está vigente también en la conciencia de la dignidad de la persona, la sabiduría ante la vida, la pasión por la justicia, la esperanza contra toda esperanza y la alegría de vivir aún en condiciones muy difíciles que mueven el corazón de nuestras gentes. Las raíces católicas permanecen en su arte, lenguaje, tradiciones y estilo de vida, a la vez dramático y festivo, en el afrontamiento de la realidad. Por eso, el Santo Padre nos responsabilizó más aún, como Iglesia, en “la gran tarea de custodiar y alimentar la fe del pueblo de Dios” .

 

DÍA 1

HORA SANTA

 

Primera parte : NOS PONEMOS EN LA PRESENCIA DE DIOS

 

 

 

 

EL SACERDOTE, Y LOS DISCÍPULOS MISIONEROS.

 

Hermanos:

Dios es amor, permanezcamos en Su amor suplicándole que haga germinar las semillas que generosamente ha esparcido en el campo de Su Iglesia

 

Bendito sea Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones en la persona de Cristo (cf. Ef 1, 3). El Dios de la Alianza, rico en misericordia, nos ha amado primero; inmerecidamente nos ha amado a cada uno de nosotros; por eso lo bendecimos, animados por el Espíritu Santo, Espíritu vivificador, alma y vida de la Iglesia. Él, que ha sido derramado en nuestros corazones, gime e intercede por nosotros y nos fortalece con sus dones en nuestro camino de discípulos y misioneros .

 

La Iglesia debe cumplir su misión siguiendo los pasos de Jesús y adoptando sus actitudes (cf. Mt 9, 35-36). Él, siendo el Señor, se hizo servidor y obediente hasta la muerte de cruz (cf. Fil 2, 8); siendo rico, eligió ser pobre por nosotros (cf. 2 Cor 8, 9), enseñándonos el itinerario de nuestra vocación de discípulos y misioneros. En el Evangelio aprendemos la sublime lección de ser pobres siguiendo a Jesús pobre (cf. Lc 6, 20; 9, 58), y la de anunciar el Evangelio de la paz sin bolsa ni alforja, sin poner nuestra confianza en el dinero ni en el poder de este mundo (cf. Lc 10, 4 ss ). En la generosidad de los misioneros se manifiesta la generosidad de Dios, en la gratuidad de los apóstoles aparece la gratuidad del Evangelio .

 

 

Segunda parte: PEDIMOS PERDÓN AL SEÑOR

 

 

 

 

•  Silencio

 

 

Tercera parte: ESCUCHAMOS LA PALABRA

 

Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha

(Mt 9, 35-38)

 


Compasión de Jesús por la multitud

4. 23 Mc. 6. 34 Lc. 10. 2

 

35 Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias. 36 Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. 37 Entonces dijo a sus discípulos: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. 38 Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para su cosecha».

 

 

“Sólo cuando el futuro es cierto como realidad positiva, se hace llevadero también el presente. De este modo, podemos decir ahora: el cristianismo no era solamente una « buena noticia », una comunicación de contenidos desconocidos hasta aquel momento. En nuestro lenguaje se diría: el mensaje cristiano no era sólo « informativo », sino « performativo ». Eso significa que el Evangelio no es solamente una comunicación de cosas que se pueden saber, sino una comunicación que comporta hechos y cambia la vida. La puerta oscura del tiempo, del futuro, ha sido abierta de par en par. Quien tiene esperanza vive de otra manera; se le ha dado una vida nueva” .

 

 

…al mirar la realidad de nuestros pueblos y de nuestra Iglesia, con sus valores, sus limitaciones, sus angustias y esperanzas. Mientras sufrimos y nos alegramos, permanecemos en el amor de Cristo viendo nuestro mundo, tratamos de discernir sus caminos con la gozosa esperanza y la indecible gratitud de creer en Jesucristo. Él es el Hijo de Dios verdadero, el único Salvador de la humanidad. La importancia única e insustituible de Cristo para nosotros, para la humanidad, consiste en que Cristo es el Camino, la Verdad y la Vida. “Si no conocemos a Dios en Cristo y con Cristo, toda la realidad se convierte en un enigma indescifrable; no hay camino y, al no haber camino, no hay vida ni verdad” . En el clima cultural relativista que nos circunda se hace siempre más importante y urgente radicar y hacer madurar en todo el cuerpo eclesial la certeza que Cristo, el Dios de rostro humano, es nuestro verdadero y único salvador .

 

 

Cuarta parte: PETICIONES

 

Llenos de alegría y gozo por sentirnos llamados a la gran misión de anunciar la Buena nueva a todos los hombres, dirijamos al Padre nuestra oración confiada.

 

 

 

 

 

 

 

Señor Jesús, que nos enseñaste a unir nuestra vida a la voluntad del Padre, para salvación del mundo: haz que seamos, por nuestra oración, testigos y discípulos para nuestros hermanos. Tú, que vives y reinas, por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

Señor, de Quien procede todo don perfecto:

Te suplicamos que así como bendijiste

a tus discípulos, sacerdotes y misioneros,

nos concedas la gracia de servir mejor a Dios.

Danos mas valor y fe profunda,

para que nuestros pensamientos, palabras y acciones,

impulsen mi vida y así,

te suplicamos que nos concedas

la gracia de la fe para comprender la grandeza

de la vocación a la que nos llamas.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

 

DÍA 2

 

HORA SANTA

 

Primera parte: NOS PONEMOS EN LA PRESENCIA DE DIOS

 

 

 

 

EL SACERDOTE Y EL ITINERARIO FORMATIVO

 

El acontecimiento de Cristo es, por lo tanto, el inicio de ese sujeto nuevo que surge en la historia y al que llamamos discípulo:

No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva .

Esto es justamente lo que, con presentaciones diferentes, nos han conservado todos los evangelios como el inicio del cristianismo: un encuentro de fe con la persona de Jesús (cf. Jn 1, 35-39) .

La naturaleza misma del cristianismo consiste, por lo tanto, en reconocer la presencia de Jesucristo y seguirlo. Ésa fue la hermosa experiencia de aquellos primeros discípulos que, encontrando a Jesús, quedaron fascinados y llenos de estupor ante la excepcionalidad de quien les hablaba, ante el modo cómo los trataba, correspondiendo al hambre y sed de vida que había en sus corazones. El evangelista Juan nos ha dejado plasmado el impacto que produjo la persona de Jesús en los dos primeros discípulos que lo encontraron, Juan y Andrés. Todo comienza con una pregunta: “¿Qué buscan?” (Jn 1, 38). A esa pregunta siguió la invitación a vivir una experiencia: “Vengan y lo verán” (Jn 1, 39). Esta narración permanecerá en la historia como síntesis única del método cristiano .

 

 

Segunda parte: PEDIMOS PERDÓN AL SEÑOR

 

 

 

 

 

Tercera parte: ESCUCHAMOS LA PALABRA

 

Maestro, ¿dónde moras? Vengan y lo verán (Jn. 1, 35-43)

 

35 Al día siguiente, estaba Juan otra vez allí con dos de sus discípulos 36 y, mirando a Jesús que pasaba, dijo: «Este es el Cordero de Dios». 37 Los dos discípulos, al oírlo hablar así, siguieron a Jesús. 38 Él se dio vuelta y, viendo que lo seguían, les preguntó: «¿Qué quieren?». Ellos le respondieron: «Rabbí –que traducido significa Maestro– ¿dónde vives?». 39 «Vengan y lo verán», les dijo. Fueron, vieron donde vivía y se quedaron con él ese día. Era alrededor de las cuatro de la tarde. 40 Uno de los dos que oyeron las palabras de Juan y siguieron a Jesús era Andrés, el hermano de Simón Pedro. 41 Al primero que encontró fue a su propio hermano Simón, y le dijo: «Hemos encontrado al Mesías», que traducido significa Cristo. 42 Entonces lo llevó a donde estaba Jesús. Jesús lo miró y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan: tú te llamarás Cefas», que traducido significa Pedro.

43 Al día siguiente, Jesús resolvió partir hacia Galilea. Encontró a Felipe y le dijo: «Sígueme».

 

 

“Si el progreso, para ser progreso, necesita el crecimiento moral de la humanidad, entonces la razón del poder y del hacer debe ser integrada con la misma urgencia mediante la apertura de la razón a las fuerzas salvadoras de la fe, al discernimiento entre el bien y el mal. Sólo de este modo se convierte en una razón realmente humana. Sólo se vuelve humana si es capaz de indicar el camino a la voluntad, y esto sólo lo puede hacer si mira más allá de sí misma” .

 

 

El encuentro con Cristo, gracias a la acción invisible del Espíritu Santo, se realiza en la fe recibida y vivida en la Iglesia .

Encontramos a Jesús en la Sagrada Escritura, leída en la Iglesia. La Sagrada Escritura, “Palabra de Dios escrita por inspiración del Espíritu Santo” 140 , es, con la Tradición, fuente de vida para la Iglesia y alma de su acción evangelizadora. Desconocer la Escritura es desconocer a Jesucristo y renunciar a anunciarlo .

La Eucaristía es el lugar privilegiado del encuentro del discípulo con Jesucristo. Con este Sacramento, Jesús nos atrae hacia sí y nos hace entrar en su dinamismo hacia Dios y hacia el prójimo. Hay un estrecho vínculo entre las tres dimensiones de la vocación cristiana: creer, celebrar y vivir el misterio de Jesucristo, de tal modo que la existencia cristiana adquiera verdaderamente una forma eucarística .

 

  

Cuarta parte: PETICIONES

 

Llenos de alegría y gozo por sentirnos llamados a la gran misión de anunciar la Buena Nueva a todos los hombres, dirijamos al Padre nuestra oración confiada.

 

 

 

 

 

 

Escucha, Padre bueno, lo que ahora te hemos pedido y a ejemplo de tu Hijo Jesucristo, Tu que siempre nos educas en tu amor, te suplicamos que haya jóvenes que sean capaces de arriesgar su vida por todos siguiéndolo a Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

ORACIÓN FINAL DEL SEGUNDO DÍA:

 

Señor, de Quien procede todo don perfecto:

Te suplicamos que así como bendijiste

a los discípulos, misioneros y sacerdotes,

con el don de la reconciliación,

para administrar la misericordia en tu Iglesia,

danos ese celo misionero, de reconciliación,

para que con la predicación evangélica y una vida entregada;

con una vocación generosa y confiada

podamos entregarnos sin reservas al servicio del Reino de Dios,

reafirmando así Tu presencia en la Iglesia

y en los lugares concretos donde nos llamas.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

DÍA 3

 

HORA SANTA

 

Primera parte: NOS PONEMOS EN LA PRESENCIA DE DIOS

 

 

 

 

EL SACERDOTE LAS FAMILIAS, LAS PERSONAS, LA VIDA

 

La familia es uno de los tesoros más importantes de los pueblos latinoamericanos y caribeños, y es patrimonio de la humanidad entera .

La familia cristiana está fundada en el sacramento del matrimonio entre un varón y una mujer, signo del amor de Dios por la humanidad y de la entrega de Cristo por su esposa, la Iglesia. Desde esta alianza de amor, se despliegan la paternidad y la maternidad, la filiación y la fraternidad, y el compromiso de los dos por una sociedad mejor .

Los niños son don y signo de la presencia de Dios en nuestro mundo por su capacidad de aceptar con sencillez el mensaje evangélico. Jesús los escogió con especial ternura (cf. Mt 19,14), y presentó su capacidad de acoger el Evangelio como modelo para entrar en el Reino de Dios (cf. Mc 10,14; Mt 18,3) .

El adolescente busca una experiencia de amistad con Jesús .

Están llamados a ser “centinelas del mañana”, comprometiéndose en la renovación del mundo a la luz del Plan de Dios. No temen el sacrificio ni la entrega de la propia vida, pero sí una vida sin sentido. Por su generosidad, están llamados a servir a sus hermanos, especialmente a los más necesitados con todo su tiempo y vida .

El respeto y gratitud de los ancianos debe ser testimoniado en primer lugar por su propia familia. La Palabra de Dios nos interpela de muchas maneras a respetar y valorar a nuestros mayores y ancianos. Incluso nos invita a aprender de ellos con gratitud, y a acompañarlos en su soledad y fragilidad .

 

 

  Segunda parte: PEDIMOS PERDÓN AL SEÑOR

 

 

 

 

 

 

Tercera parte: ESCUCHAMOS LA PALABRA

 

Jesús dijo… para Dios todo es posible (Mt 19, 23-30)

 

23 Jesús dijo entonces a sus discípulos: «Les aseguro que difícilmente un rico entrará en el Reino de los Cielos. 24 Sí, les repito, es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos». 25 Los discípulos quedaron muy sorprendidos al oír esto y dijeron: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?». 26 Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: «Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible». 27 Pedro, tomando la palabra, dijo: «Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido. ¿Qué nos tocará a nosotros?». 28 Jesús les respondió: «Les aseguro que en la regeneración del mundo, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, ustedes, que me han seguido, también se sentarán en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. 29 Y el que a causa de mi Nombre deje casa, hermanos o hermanas, padre, madre, hijos o campos, recibirá cien veces más y obtendrá como herencia la Vida eterna. 30 Muchos de los primeros serán los últimos, y muchos de los últimos serán los primeros.

 

Silencio para meditación

 

“Dios es el fundamento de la esperanza; pero no cualquier dios, sino el Dios que tiene un rostro humano y que nos ha amado hasta el extremo, a cada uno en particular y a la humanidad en su conjunto” .

 

 

Los jóvenes son sensibles a descubrir su vocación a ser amigos y discípulos de Cristo. Están llamados a ser “centinelas del mañana”, comprometiéndose en la renovación del mundo a la luz del Plan de Dios. No temen el sacrificio ni la entrega de la propia vida, pero sí una vida sin sentido. Por su generosidad, están llamados a servir a sus hermanos, especialmente a los más necesitados con todo su tiempo y vida. Tienen capacidad para oponerse a las falsas ilusiones de felicidad y a los paraísos engañosos de la droga, el placer, el alcohol y todas las formas de violencia. En su búsqueda del sentido de la vida, son capaces y sensibles para descubrir el llamado particular que el Señor Jesús les hace. Como discípulos misioneros, las nuevas generaciones están llamadas a transmitir a sus hermanos jóvenes sin distinción alguna, la corriente de vida que viene de Cristo, y a compartirla en comunidad construyendo la Iglesia y la sociedad .

 

 

Cuarta parte: PETICIONES

 

Llenos de alegría y gozo por sentirnos llamados a la gran misión de anunciar la Buena Nueva a todos los hombres, dirijamos al Padre nuestra oración confiada.

 

 

 

 

 

 

Ayúdanos, Señor, para que como discípulos y misioneros, por medio de los sacerdotes, sea fortalecida nuestra tarea diaria, y construyamos un mundo que sea una verdadera casa familiar para todos los hombres, en torno a la misma mesa y al mismo pan que Tú nos ofreces. Te lo pedimos a ti, que vives y reinas, por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

Señor, de Quien procede todo don perfecto:

Te suplicamos que así como bendijiste

a tus discípulos, misioneros y sacerdotes,

predicadores incansables para que

fueran pastores y guías en tu Iglesia,

te suplicamos que nos concedas

la gracia de una vocación sacerdotal entregada,

en el testimonio de Jesucristo y de Su Iglesia,

para llevar a los demás la alegría de la consagración

en la vocación a la que nos llamas.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

¡Oh San Juan Vianney, patrono de los sacerdotes, ruega por nosotros y por todos los sacerdotes!


Pbro. Martín Ernesto Bernal Alonso
Delegado del Obispo para la Pastoral de Comunicación Social

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN
Sr. Fabián Parodi.
De lunes a viernes de 9 a 12 horas.
Teléfono: 4629-3143  E-mail: encuentrodiocesano2005@gmail.com
Buen Viaje 936 - Morón     
Sitios WEB: www.diocesisdemoron.org.ar
Periódico Seguimos Caminando: www.seguimoscaminando.org.ar