Menú Principal | Guía Eclesiástica | Página inicial de SC

Nuestra Diócesis

¡Vení a San Cayetano!

PEREGRINACIÓN DIOCESANA A SAN CAYETANO 2008

POR “PAZ, TRABAJO Y PAN”, PARA TODOS LOS ARGENTINOS

26 JULIO, A LAS 19 Hs., MISA presidida por Mons. Eichhorn en SAN CAYETANO 

 

“POR UN PAN QUE NOS UNA COMO HERMANOS”

Vení, acompañanos para pedir por “el diálogo, el encuentro y la paz de todos los argentinos”

 

Horarios de salida por Decanato

Haedo:
Parroquia Santiago Apóstol: 16 hs.
´´ Sagrado Corazón: 16 hs.
Instituto de Haedo: a partir de las 17 hs.

Morón Centro:
Iglesia Catedral: 14.30 hs.

Morón Sur:
Parroquia Sagrada Familia: 13.30 hs.
´´ Inmaculado Corazón de María: 15.30 hs (unión de Decanato)

Ituzaingó:
Parroquia San Judas Tadeo: 13.00 hs.

Hurlingham:
Parroquia Santa Marta: 14.30 hs.


El silencioso estallido de la fe de un pueblo

Sergio Rubin

Las últimas expresiones de religiosidad popular mostraron una alta adhesión.
Especialistas explican el fenómeno.

Las principales manifestaciones de fe de los últimos meses evidencian que la participación de los fieles se mantiene alta. Más aún: los que suelen seguir con detenimiento estas expresiones aventuran que el caudal en varias de ellas creció con respecto al año pasado. Un millón doscientas mil personas en la reciente peregrinación juvenil a Luján. Alrededor de 400 mil en el aniversario de la primera aparición —según la creencia popular— de la Virgen del Rosario de San Nicolás. Unas 350 mil en la festividad del Señor y la Virgen del Milagro, en Salta. Más de 200 mil en la peregrinación a la basílica de Nuestra Señora de Itatí en Corrientes. Además de la sostenida asistencia a la celebración del patrono del pan y del trabajo, San Cayetano, en el santuario del barrio porteño de Liniers.

¿Cuáles son las razones que explican este auténtico fenómeno de piedad popular?. El interrogante cobra particular relevancia a partir de la observación de muchos dirigentes de la Iglesia en el sentido de que el ambiente cultural no fomenta, precisamente, el hecho religioso. Y que la sociedad —o, al menos, vastos sectores de ella— parecería por momentos mostrarse indiferente ante la propuesta espiritual. ¿O es acaso por esa ausencia de espiritualidad que se la busca? Eso sí, la demanda religiosa de la gente es tan grande que no necesita el incentivo de la difusión a través de los grandes medios de comunicación. De hecho, no hubo un sólo aviso en las principales radios y canales de TV sobre la peregrinación juvenil a Luján.

El doctor en psicología social Julio César Labaké —autor de más de treinta libros— considera que el fenómeno de las grandes manifestaciones de religiosidad popular "debe ser interpretado como respuesta del hombre a la percepción cada día más aguda de sí mismo. De su propio misterio. De la necesidad de encontrar un sentido". Para Labaké, estas expresiones —que juzga "profundas y valiosas de por sí"— señalan que "necesitamos, en todo caso, descubrir cada vez más el valor de la razón, porque la razón, además de las ciencias, nos muestra que ella misma es insuficiente para responder al misterio del hombre". Por eso, opina que "mientras más parece el ambiente cultural desencantar el mundo y la vida, más aparece este fenómeno".

Fiel a su condición de teóloga, Maruca Cabrera pone las cosas en términos religiosos. "La persona es sumamente religiosa más allá del ambiente cultural", subraya. Añade que la religiosidad "tiene que ver con lo profundo de la persona, allí donde se juegan valores esenciales, la vida misma, la dignidad de la vida, el futuro la salvación. Esto es lo que mueve a las personas en su totalidad. Por eso —redondea—, es muy difícil que las expresiones de religiosidad desaparezcan, más bien tienden a incrementarse". A la luz de la fe, explica que Dios "llama constantemente a la conversión y una peregrinación es para mucha gente un modo de responderle". Y concluye: "Por ser algo que trasciende toda realidad humana, no hace falta una gran propaganda".

El padre Pablo Malía —miembro de la comisión de Piedad Popular de la arquidiócesis de Buenos Aires y uno de los organizadores de la peregrinación juvenil a Luján— cree que hay una explicación más contingente y otra decididamente trascendente para explicar la gran afluencia de fieles. "Pienso, por un lado, que la gente se siente defraudada por cuestiones humanas y acude, entonces, a cuestiones superiores", señala. "Como Nación —añade— esto se da con mucha fuerza: muchos se sienten defraudados por la actitud de quienes tienen que cuidar del bien común. Aclaro que hablo en general, no en particular sobre un gobierno". Por eso, considera que "mientras no haya cambios en la dirigencia, muchos seguirán poniendo su esperanza en el más allá, en Dios".

En cuanto a la explicación religiosa, que juzga decisiva, Malía dice que "Dios despliega, según sus tiempos, su acción misteriosa y la peregrinación es un espacio de encuentro con él". Señala que, al igual que en otros estratos, los jóvenes también sienten una necesidad de espiritualidad que no pueden reemplazar con las propuestas consumistas y hedonistas de la sociedad actual. "Hay un capital espiritual muy importante en la juventud", puntualiza. Y destaca que no se trata solo de una cuestión de cantidad —que algunos podrían emparentar con una especie de moda—, sino de calidad. "Cada vez se percibe un clima más religioso en la peregrinación", afirma.

El sociólogo Alejandro Frigerio —destacado estudioso de la religiosidad popular— tiene una explicación un tanto diferente sobre el fenómeno. Casi provocativa."No creo que tengamos un ambiente cultural indiferente al hecho religioso: vemos religión por todos lados: pensemos en la polémica por el Evangelio de Judas, la industria cultural alrededor del Código Da Vinci, la película La Pasión, de Gibson, el filme sobre el padre Mario Pantaleo. La protesta social, incluso, está saturada de símbolos y procedimientos derivados de la religión. Eso sí —precisa— esa mayor presencia religiosa no necesariamente es la que le gusta a la Iglesia católica o a otras instituciones religiosas".

Frigerio considera que las expresiones de religiosidad popular comenzaron en los últimos quince años a ser mejor vistas por los comunicadores, los canales de cable hoy transmiten muchas manifestaciones de fe, la Iglesia católica ofrece más propuestas para vivir la fe (como el Movimiento para la Renovación Carismática) y "crece una mayor tolerancia hacia lo religioso en la sociedad". En síntesis, para Frigerio "no es tanto una diferencia en la demanda religiosa, en las necesidades de la gente, sino en la oferta religiosa y en la libertad para poder brindarla". Por eso, dice que algunos sociólogos opinan que en ciertos países se va hacia una ''religiosización''".

Más allá de las lecturas sociológicas, el padre Lucio Gera —considerado por muchos el teólogo más brillante del país— dice que no se puede perder de vista "lo esencial: que estamos en presencia de la manifestación de fe del pueblo". Gera —quien sigue con atención el fenómeno de la piedad popular— señala que estas expresiones —que atribuye "simplemente" a una sed espiritual— merecen un gran respeto porque "son auténticas, pese a que no siempre sus protagonistas están muy formados religiosamente". Pero aclara que "la adhesión a la Iglesia no se expresa sólo de manera intelectual, sino también afectiva".

Eso sí, Gera subraya que la Iglesia tiene el enorme desafío de "acompañar" a la gente en la búsqueda de Dios. Sobre todo si, como vaticinan los expertos, este fenómeno sigue creciendo.


Pbro. Martín Ernesto Bernal Alonso
Delegado del Obispo para la Pastoral de Comunicación Social

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN
Sr. Fabián Parodi.
De lunes a viernes de 9 a 12 horas.
Teléfono: 4629-3143  E-mail: encuentrodiocesano2005@gmail.com
Buen Viaje 936 - Morón     
Sitios WEB: www.diocesisdemoron.org.ar
Periódico Seguimos Caminando: www.seguimoscaminando.org.ar