Menú Principal | Guía Eclesiástica | Página inicial de SC



Comunidad Educativa Cardenal Stepinac

Av. Pedro Díaz 2000, Hurlingham - 4665-0087

 

Después de San Francisco es posible ser hombres, ser cristianos y vivir a la letra el Evangelio

La comunidad educativa Cardenal Stepinac de Hurlingham, conducida pastoralmente por los Padres Berislao Ostojic, Director de la misma y Delegado Provincial de los Franciscanos Croatas en el país, y su hermano, Jordán Ostojic, recibió el 3 de noviembre, al Nuncio Apostólico, Mons. Adriano Bernardini, quien presidió la Eucaristía en acción de gracias por los 800 años de la fundación de la Orden Franciscana; por los 80 de la llegada de los Misioneros Franciscanos Croatas a la Argentina; y para dar inicio al “Trienio de Festejos” por las Bodas de Oro de la Institución, que concluirá en el 2011.

El Nuncio, que concelebró junto al Sr. Obispo, Mons. Luis Guillermo Eichhorn, acompañado por Frailes Franciscanos que pasaron anteriormente por la Institución y los Sacerdotes diocesanos Mons. Trotz y José Luis Guglielmo, remarcó que “no sólo agradecemos por dichas cosas, sino que brota de nosotros un vivo sentimiento de agradecimiento al buen Dios, que nos ha dado un Santo como San Francisco”.

En su mensaje, resumió la enseñanza que deja San Francisco al mundo de hoy, de avanzar por el camino difundiendo el amor de Dios, que se expresa en paz y serenidad para todos los hombres. “La sonrisa en el rostro y la paz en el alma, es el signo más evidente de que llevamos a Dios con nosotros, de que Él vive en nosotros”, subrayó.




Después de San Francisco es posible ser hombres, ser cristianos y vivir a la letra el Evangelio

“Pude visitar y vivir en los lugares donde vivió San Francisco. El espíritu que ha dejado en ellos, da a entender lo que significa su santidad”, compartió el Sr. Nuncio, explicando que en 1976, en ocasión de los 750 años de su muerte, se registró una avalancha de escritos sobre su persona. El mismo fenómeno se registró por los 800 años del hijo de Pedro Bernardone y doña Pica. Las vidrieras se vieron obligadas a ofrecer amplio espacio a las obras dedicadas a este personaje único e irrepetible.

Tanto que se habla sobre él, resulta tanto más paradojal, cuando Francisco prefería la predicación del silencio. No muchas palabras, sino mucho silencio y reflexión.

El contacto con la naturaleza le daba a Francisco la posibilidad de tomar contacto con Dios. Entre sus escritos están las Reglas, el Cántico de las Criaturas y su Testamento. Se llega escasamente a unas 50 páginas impresas.

El único autógrafo suyo aseverado que llegó al presente, es de pocas palabras y se trata de la bendición al hermano León.

“Pero la figura de Francisco es tan sólida, que puede soportar muy bien esta exclusión de escritos, no importa las deformaciones, las amplificaciones y reducciones abusivas, su ejemplo de pobre hombre cristiano, supera todo equívoco, resiste a toda falsificación.

Alguno ha afirmado que después de él, ha sido más fácil ser hombres, ser cristianos”, expresó el Nuncio, señalando que después de San Francisco, no se pueden tener más dudas: Es posible ser hombres, es posible ser cristianos y sobre todo, es posible vivir a la letra el Evangelio. “Él muestra con simplicidad y alegría que la santidad está a nuestra puerta, que el mensaje de Cristo no está hecho simplemente para ser comentado y admirado, sino para ser actuado.

La palabra debe convertirse en hecho, acontecimiento. La reforma de la Iglesia no es cuestión de habladurías y acusaciones enardecidas, sino de coherencia, testimonio y conversión de cada uno de nosotros”.

La locura de la cruz

La posibilidad de vivir el evangelio no es algo fácil, se conquista sobre todo, en términos de demencia y de pobreza. San Francisco ha llevado toda su vida adosado la marca de loco. Cada uno de sus gestos, comenzando por el beso al leproso hasta el cambio de su propia ropa con los pobres, a la clamorosa ruptura con su padre, a la aparición ante el papa Inocencio que lo confundió con un cuidador de cerdos, y aún, hasta la partida al campamento de los cruzados para ir a predicar al sultán, ha sido interpretado en clave de locura.

“Pero él era un genio. Y si nosotros no entendemos el Evangelio como una locura, no lo hemos entendido. Porque ante la lógica del mundo, el Evangelio es una locura.

Los habitantes de Asís que vieron una vez al brillante y despreocupado joven transformado en un mendigo con ropa desgarrada, pensaron que al hijo de Bernardone se le había dado vuelta la cabeza. Verdaderamente no se equivocaron en su diagnóstico, Francisco había descubierto la locura de la cruz.

El primero en mostrar esta locura fue Jesús, subiendo a la cruz como Hijo de Dios. Francisco fue fiel a Jesús, siguiendo perfectamente el mensaje del Evangelio y es natural, que la sabiduría humana considerase anormal a quienes se inspiran en él y no en el interés, el placer, la carrera”.




La libertad de los hijos de Dios

La libertad se representa en el escandaloso gesto que tuvo en la plaza de Santa María la Mayor, en Asís, transformada en tribunal ante el Obispo Guido, al quitarse los vestidos y tirarlos por tierra junto a la bolsa de dinero, quedando totalmente desnudo.

Francisco demuestra que no existe libertad sin exfoliación, sin desprendimiento. Se tiene derecho a la libertad de los hijos de Dios, si se abandonó el culto idolátrico, el dinero y la posición.

En aquel momento, ninguno más pobre y más libre que él en medio del gentío que retiene el aliento al padre furioso y al Obispo desconcertado. “Sin embargo, este hombre que se ha desposado con la señora pobreza, se presenta como: El bondadoso dueño de lo creado. Así, es visto frente a los hombres, cielo, animales, estrellas, fuego, flores, pájaros, ninguno excluido. Le pertenecen porque él estaba libre.

El que ha renunciado a todo, que no posee nada, que camina enguantado en una bolsa con una rústica cuerda a los costados, se mueve con una actitud de gran señor, está libre, Francisco es una criatura libre.

Habiendo dejado toda pretensión de dominio y de conquista, se encuentra en armonía con todo y con todos.

Y por último, los lobos le obedecen, sus manos vacías no son más empleadas para tomar, como sucede con gran parte de nosotros, sino sólo para dar y bendecir. Y todo en una atmósfera contagiada de perfecta alegría”, exclamó Mons. Bernardini, indicando que “cuando tenemos en nosotros mismos esta libertad, que es Dios, no podemos no tener paz y, lógicamente, alegría”.

“La experiencia de San Francisco vale para todos”

Este hombre excepcional acoplaba a la austeridad, la perfecta alegría, mostrándose festivo y alegre.

El  primer biógrafo, Tomás de Celano, escribe: “Soportaba riendo alegremente lo que los demás, no podían siquiera mirar sin quedar espantados”.

Este siempre festivo, aún con el cuerpo llagado, exhortaba a sus hermanos a no mostrarse exteriormente tristes y sombríos como los hipócritas, sino alegres y felices en el Señor.

El Sr. Nuncio evidenció que una de las tragedias más grandes del mundo de hoy, son los jóvenes sin una sonrisa en sus caras, con un futuro lleno de ideales y sin paz interior. “Si no tienen paz en sí mismos, el día de mañana, no pueden guiar a la humanidad”, subrayó.

“La experiencia de San Francisco vale para todos”. Así lo declara uno de los más agudos y apasionados intérpretes del mensaje franciscano, quien agrega: “En el fondo este juglar, es un gran caminante que obliga más a caminar que ha discutir, más a rezar que ha escribir”.

“En realidad, la sonrisa en el rostro, la paz en el alma y la serenidad, son nuestras características más grandes como cristianos. Si vivimos y tenemos a Dios, no como una cosa que está afuera nuestro, sino como alguien que vive en nosotros, no podemos no tenerlas”, concluyó.



 





OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: encuentrodiocesano2005@gmail.com / obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección: obmoronprensa@speedy.com.ar
Pedimos por favor, sobretodo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ