Menú Principal | Guía Eclesiástica | Página inicial de SC

Campaña sobre el sostenimiento de la Iglesia 2009

¿De dónde recibe el dinero la Iglesia y en qué lo usa?

-------------------------------------------------------------

El principal aporte económico a la Iglesia proviene de los fieles de Argentina. La contribución que vos realizás en tu Parroquia o en las Misas es lo que permite sostener la mayor parte de la obra evangelizadora de nuestra Iglesia.

-------------------------------------------------------------

Una Consulta al Pueblo de Dios realizada por el Consejo de Asuntos Económicos del Episcopado, mostró claramente que la gran mayoría de los fieles desconoce el origen de los fondos económicos que utiliza la Iglesia.

Actualmente la Iglesia cuenta con diversas fuentes de ingresos:

* Aportes de los fieles: Tanto en dinero como en especies, tiempo y talentos. Constituye la fuente de ingresos más importante de la Iglesia Argentina:

a) Dinero: Ingresa principalmente a través de las colectas de las misas del fin de semana, contribuciones familiares, y donaciones de distinto tipo (para alguna obra, por una Misa, en los sacramentos...).

b) Especies: Otro aporte importante de los fieles es en especies (alimentos, ropa, medicamentos, juguetes, libros, electrodomésticos, etc.), que se canaliza generalmente a través de las Cáritas parroquiales.

c) Tiempo y talentos: También los fieles aportan su tiempo y sus capacidades en forma gratuita, coordinando grupos, dando catequesis, ocupándose de la liturgia y de la mayoría de las tareas que la Iglesia realiza.

El aporte gratuito de especies, tiempos y talentos bien puede considerarse como un ingreso análogo al dinero, ya que de no existir, la Iglesia debería pagarlo para poder llevar adelante su misión evangelizadora.

También están surgiendo algunos mecanismos de aporte a través del débito, de tarjetas de crédito, o de llamadas telefónicas, en general para fines específicos.

* Aportes del extranjero: para muchas Diócesis, Parroquias y organismos eclesiásticos son importantes los fondos que llegan desde el exterior, a través de distintos organismos eclesiales: Adveniat (Alemania), Miserior (Alemania), Kircke in Not (Alemania), Manos Unidas (España), las Conferencias Episcopales de EE.UU. y de Italia. Muchas comunidades pobres -principalmente de las zonas más necesitadas- son testigos de esta generosidad, que se agradece de corazón. Conviene aclarar también, que esta corriente de aportes tiende a decrecer en favor de otras Iglesias más necesitadas que la de Argentina.

Junto a estos aportes se pueden contar también las contribuciones que realizan las congregaciones religiosas de distintas partes del mundo.

* Fuentes locales: hay Instituciones sin fines de lucro y Empresas que realizan contribuciones orientadas generalmente a cuestiones sociales.

* Las escasas rentas provenientes de algunas propiedades e inmuebles de unos pocos Obispados .

* Hay ingresos originados en servicios educativos y sociales (Colegios, Jardines Maternales, Hogares, etc.). En la mayoría de los casos, este ingreso no se utiliza en actividades parroquiales o diocesanas, sino que se usa para solventar los gastos propios de estos servicios.

* Existen, finalmente, los aportes que realiza el Estado Nacional a la Iglesia. Algunos Estados Provinciales también realizan aportes a la Iglesia local . El tema del aporte del Estado Nacional suele ser fuente de confusiones, por lo cual será explicado con más detalle en un próximo envío.

¿Qué hace la Iglesia con el dinero?

La misión de la Iglesia es evangelizar, llevar la Palabra de Dios a todos los hombres. Para poder hacerlo, entre otras cosas, hace falta dinero, que se asume como un medio y no como un fin en sí mismo.

El Derecho Canónico (conjunto de leyes que rigen a la Iglesia) establece que "Por derecho nativo, independientemente de la potestad civil, la Iglesia católica puede adquirir, retener, administrar y enajenar bienes temporales para alcanzar sus fines propios" (Código de Derecho Canónico, canon 1254).

 

Los fines propios son tres (canon 1255):

- La organización del culto divino.

- El procurar la honesta sustentación del clero y demás ministros.

- El ejercicio de las obras de apostolado sagrado y de caridad, sobre todo respecto a los necesitados.

Estas normas son acordes a las enseñanzas de Jesús. Podemos ver una alusión al sostenimiento del culto divino cuando Jesús alabó el gesto de María que lo ungió con un perfume costoso (Jn 12,7). Al sustento de los ministros se refirió el Señor expresamente: "El que trabaja merece su salario" (Mt 10,10). Y en cuanto a destinar los bienes materiales para el cuidado de los pobres, la enseñanza es clara y permanente en Jesús y los Apóstoles (Ej. Lc 14,13; 16,9; 18,22; 19,8; Ga 2,10).

"Para visualizar mejor el destino de tales bienes y el estilo de administrarlos, es preciso tener presente la realidad y la singularidad de la Iglesia.

Ella no es como un estado o una gran empresa, que recauda fondos y los distribuye en forma vertical entre las diversas Diócesis y Parroquias.

La Iglesia en la Argentina es una comunidad de Iglesias diocesanas, que están en diversas partes del país y corren la suerte de esas regiones. Ésta, a su vez, vive en comunión con las demás Iglesias del mundo y no puede desinteresarse de la suerte de ellas " (Carta Pastoral Compartir la Multiforme Gracia de Dios, Nº 19).

Dicho de otra manera, cada Diócesis vive una realidad distinta, de acuerdo a la zona geográfica donde se encuentra, del mismo modo que cada Parroquia vive la realidad del barrio donde está ubicada.

Desde esa realidad, y de acuerdo a lo que aporten los fieles, cada comunidad se esfuerza por dar respuestas a las necesidades pastorales y sociales de su gente, brindar los sacramentos y mantener su propia infraestructura, y también asistir directa o indirectamente a otras Parroquias y a otras Diócesis.

Para ilustrar qué hace la Iglesia con el dinero, se detalla el balance de una Parroquia tomada al azar. En este caso, se trata de promedios mensuales (tomados a lo largo de un año) de una parroquia ubicada en una zona rural, en la cual participan unos 400 fieles en las tres misas de fin de semana:

Ingresos

Colectas ordinarias: $ 1.150

Colectas imperadas (1): $ 212

Contribuciones Familiares: $ 320

Contr. por Sacramentos: $ 260

Eventos (2): $ 330

Donaciones: $ 240

TOTAL INGRESOS $ 2.512

 

Egresos

Asignación Párroco: $ 500

San Pedro - Fides (3): $ 200

Aportes al Obispado (5) : $ 50

Mantenimiento Edilicio: $ 180

Seguro Resp. Civil: $ 50

Sueldos: $ 450

Colectas Imperadas (1): $ 174

Cargas Sociales - ART: $ 200

Casa Parroquial $ 220

Servicios Públicos (4): $ 205

Pastoral - Liturgia: $ 170

TOTAL EGRESOS $ 2.399

(Algunas notas informativas: (1) Las colectas imperadas son aquellas cuya recaudación se destina a ayudar a otras comunidades o instituciones (más información en la página "Ingresos y Egresos" de la sección "Estadísticas"). (2) Feria del plato, rifas, etc. (3) San Pedro es la institución que otorga cobertura médica a los sacerdotes, mientras que Fides les brinda cobertura previsional. (4) Luz, teléfono, gas, etc. (5) Contribuciones que las parroquias realizan para poder mantener las estructuras y servicios diocesanos).

INGRESOS: $ 2.512

EGRESOS: $ 2.399

SALDO MENSUAL: $ 113

Como puede apreciarse, una parte importante de los ingresos se reciben por las colectas, mientras que la mayor parte de los egresos se destinan al mantenimiento de la estructura parroquial (edificio y personal). En una economía de subsistencia como ésta, lo que puede destinarse a la pastoral es mínimo, limitando cualquier iniciativa a la disponibilidad de fondos, y condicionando fuertemente la planificación pastoral a futuro.

Este ejemplo se repite en gran número de Parroquias con mayores o con menores ingresos. Es importante recordar que, para muchas diócesis, la principal fuente de ingresos para afrontar los gastos pastorales y de estructura son los aportes que reciben de las parroquias. Por lo cual, aunque la escala puede ser distinta, esta misma situación se vive también a nivel de Iglesia diocesana y nacional.



OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN
Sr. Fabián Parodi.
De lunes a viernes de 9 a 12 horas.
Teléfono: 4629-3143  E-mail: encuentrodiocesano2005@gmail.com
Buen Viaje 936 - Morón