Menú Principal | Guía Eclesiástica | Página inicial de SC

Acción Católica Argentina - Consejo Diocesano


Partió a la Casa del Padre Cristina Orlando,
Vicepresidenta de la Acción Católica de Morón

El Señor la llamó a su presencia el pasado 31 de diciembre. Cristina, una mujer luchadora, solidaria, de una profunda humildad, luchó hasta el final durante muchos años con una enfermedad incurable que nunca le quito su buen ánimo, energía, voluntad y firmeza.

Ejemplo de vida cristiana en la familia, en el barrio, en el trabajo, en la parroquia y en la Diócesis , Militante de la Acción Católica desde muy pequeña, se desempeñaba como miembro del Consejo Diocesano de Acción Católica de Morón.

“Nada que se pueda decir alcanza para expresar todo lo que ha dejado Cristina a este Consejo Diocesano y a todos lo que de una u otra forma la conocían”, manifestó Eduardo Passo, Presidente Diocesano de ACA Morón, con la tristeza de extrañarla mucho y con la alegría de saber que ya esta en compañía de Jesús y María.

----------------------------------------------------------------------------------

Carta escrita por María Cristina Orlando antes de partir a la Casa del Padre, entregada a su hijo para su posterior difusión.

Queridos amigos:

Estando aquí sentada se me ocurrió dejar algo; algo para todos ustedes, mas allá de las banalidades de los recuerdos. Como sabrán, ya estoy a pocos pasos del Señor y si me preguntan, no tengo miedo, simplemente siento el dolor de dejar a mi gran tesoro que es mi hijo, pero la vida es así.

De muy niña perdí a mi madre y a mi padre, por eso sé el dolor que causa y el vacío, pero cuando pensé que caía, Jesús me levanto en sus brazos y la fe hizo que me levantase y volviese a caminar.

Luego empecé a ir al grupo de la Acción católica en la Parroquia de Ramos Mejía, donde transcurrió mi niñez y adolescencia. Fue por aquel entonces que encontré personas maravillosas y en el que conocí a Silvia Green, amiga casi hermana, quien nos dejó mucho antes para ayudarnos desde Allá Arriba. Silvia tenía una fe inmensa y como yo, jamás le tuvimos miedo al partir de este mundo.

Pasado algunos años, me casé con la persona que me hizo feliz y me dio todo su amor. Con altos y bajos supimos cotizar nuestro amor y hacerlo cada vez más grande.

Luego tuve a mi hijo que es la luz de mis ojos, es mi batería para seguir adelante, y por ahí, eso es lo que más me cuesta dejar. Igual estoy muy agradecida, porque si esta carta les llega, es porque él se montó en el caballo de mi locura e hizo tal cual le dije. Sé que es difícil para él porque ya no estoy físicamente, pero hijo sabes que te amé, te amo y te amaré toda mi vida.

También disfruté de mi vida de trabajo, ya que hice lo que siempre me gustó, fui maestra, y no me arrepiento de nada.

Y después de pasar los años, me uní al A.C.A de Morón, donde también, como en aquellos primeros años de mi adolescencia había cosechado amigos en la Parroquia de mi barrio natal, aquí logre formar varios amigos con quienes me sentí contenida, amada y también, donde yo sabía que mis amigas podían contar conmigo.

Me acuerdo del Padre Santiago, quien siempre estuvo a mi lado y al de mi hijo cuando falleció Juan y eso no se olvida, al contrario se guarda en el corazón y se agradece enormemente.

Y después todos los integrantes, Magda, Laura, Eduardo, Nuestro recordado Fabián, que me hicieron sentir tan a gusto y plena en servir a esta Diócesis, pero sobre todo, en servirle al señor.

Pero quiero hacer un punto y aparte y hablar de mi amiga, diría mi hermana de alma, Nelly. Es una persona a quien no tengo palabras para agradecerle el aguante que me hizo, las cosas que hemos hecho juntas, en las locuras nos hemos embarcado, pero también las cosas maravillosas que hemos logrado. Mi Nelly Presidente, como te dice Dari, sos una gran persona y tenés un espíritu de lucha que todo lo que te propongas lo lográs. Has formado junto a Felipe, otro buen hombre, una familia hermosa y como te conozco, sé que puedo encargarte que cuides mucho a mi Dari. Los primeros tiempos van a ser algo difíciles, pero como siempre le dije, su padre y su madre estarán a su lado ayudándolo en todas las cosas que quiera emprender.

Creo que me fui por las ramas, pero en síntesis, he aquí un pequeño pedacito de mi vida, del amor incondicional por la A.C.A.. Sin duda seré intercesora allá arriba por todos ustedes. Quiero agradecerles inmesamente por todo el amor que me brindan y solamente decirles que morir, simplemente es estar ante la puerta de Nuestro Señor Jesús.

Los quiero un montón a todos y si esto les llega, agradézcanle a mi hijo que tubo el valor y el coraje de enviárselo. Se que no es nada fácil para él, pero yo quería que supieran que viví bien, que cumplí mis metas y mis sueños y, ahora, es hora de volar hacia la Casa del Señor donde estoy segura que mis padres estarán allí, esperándome.

Los amo.
María Cristina Orlando


Pbro. Martín Ernesto Bernal Alonso
Delegado del Obispo para la Pastoral de Comunicación Social

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN
Sr. Fabián Parodi.
De lunes a viernes de 9 a 12 horas.
Teléfono: 4629-3143  E-mail: encuentrodiocesano2005@gmail.com
Buen Viaje 936 - Morón     
Sitios WEB: www.diocesisdemoron.org.ar
Periódico Seguimos Caminando: www.seguimoscaminando.org.ar