Menú Principal | Guía Eclesiástica | Página inicial de SC

Delegación para la Animación Misionera

Uno de los principales objetivos del Encuentro Misionero Diocesano que tendrá lugar del 21 al 23 de mayo de 2010, es que todos en la Diócesis se reconozcan, cada vez más, discípulos misioneros.

Como preparación, la primera propuesta del Equipo de Animación Misionera es la presente novena de Pentecostés, con 9 encuentros de oración. Así mismo, el Equipo ha sugerido una celebración de Pentecostés por Decanatos. (Se adjunta el archivo original en WORD para facilitar su impresión).

 

 Novena al Espíritu Santo 2009

… Al clamor del Espíritu

Hermanos y hermanas: Gracia y paz.

A la luz del documento de Aparecida, vemos con claridad la necesidad que nuestra Iglesia esté atenta al clamor del Espíritu Santo que gime en nuestros corazones, urgiéndonos a ser una Iglesia diocesana misionera de forma permanente y sin fronteras.

Por eso, queremos que esta novena sea como un nuevo Pentecostés junto a Nuestra Madre María, la Santísima Virgen del Buen Viaje, en un clamar juntos:

Ven Espíritu Santo a nuestros corazones e infunde en nosotros el mismo ardor misionero de las primeras comunidades cristianas.

Pedimos especialmente que recen por el 1er. Congreso Misionero Diocesano de Morón, para que también sea un acontecimiento del Espíritu. 

Equipo Diocesano de Animación Misionera

(E.D.A.M. Morón)

ORACIÓN INICIAL AL ESPÍRITU PARA TODOS LOS DÍAS:

 

Ven Espíritu Santo, soplo de la vida Trinitaria

Ven a estos pobres y pequeños hijos y hermanos,

a este pequeño rebaño que es la Iglesia Diocesana de Morón

a veces atormentada por tantos males, a veces dividida por sus pecados.

Danos tu consuelo, luz y energía.

Y así, confortados y convertidos por la gracia, vivamos confiados en los brazos del Padre.

Que podamos con valentía y fidelidad vivir nuestra vocación de discípulos misioneros en nuestro mundo hambriento de Dios y amor fraterno,

configurándonos con nuestro Maestro y Señor Jesucristo de Nazaret, el Resucitado

Haciendo carne el mandamiento del amor mas grande.

Así nos gocemos en la vida del Santo Evangelio, “que es fuerza de salvación para todo el que cree”. Anunciándolo “a tiempo y a destiempo.” (San Pablo)

Y que nuestra felicidad sea pasar por este mundo haciendo el bien y dando, que esperando recibir. Amén.

“El Espíritu Santo, que actúa en Jesucristo, es también enviado a todos en cuanto miembros de la comunidad, porque su acción no se limita al ámbito individual, sino que abre siempre a las comunidades a la tarea misionera, así como ocurrió en Pentecostés”.

(Aparecida 171)

 

Primer Día: El Espíritu Santo y el desafió de la Misión

Oración para todos los días al comenzar la novena

Escuchamos la Palabra de Dios

El mandamiento que ustedes
han aprendido desde el principio
es que vivan en el amor
2 Jn 6

 

Del documento de Aparecida :

“Lo que nos define no son las circunstancias dramáticas de la vida,
ni los desafíos de la sociedad, ni las tareas que debemos emprender,
sino, ante todo, el amor recibido del Padre gracias a Jesucristo por la
unción del Espíritu Santo (…) Aquí esta el reto fundamental que
afrontamos: mostrar la capacidad de la iglesia para promover y
formar discípulos y misioneros que respondan a la vocación recibida
y comuniquen por doquier, por desborde de gratitud y alegría, el don
del encuentro con Jesucristo” DA 14

Reflexión

Dicen que lo que hace grande y maravillosa la existencia de una persona no son las preguntas que la vida presenta, sino la forma en que uno responde. En realidad no importa tanto si la tarea a realizar es grande o pequeña, muy expuesta o anónima, complicada o sencilla… lo que la hace propia de un discípulo de Jesús es la intensidad del amor con la cual se hace esa tarea. Y ese amor no es solo fruto de una mera sensación sino de la capacidad de poner el acento, aunque sea con dolor, en el bien del otro. No es una tarea que se pueda realizar sin el impulso del Espíritu Santo que vive en nosotros. Dejémonos arrastrar por Él y no le pongamos trabas a su acción.

•  Compartimos en comunidad lo que estos textos nos sugieren.

•  Terminamos este día rezando la oración del CO.MI.DI. 1

 

Segundo día: La alegría del misionero

Oración para todos los días al comenzar la novena

Escuchamos la Palabra de Dios

Las estrellas brillan alegres en sus puestos de guardia:
Él las llama, y ellas responden: "Aquí estamos",
y brillan alegremente para aquel que las creó.

(Bar 3, 34-35)

 

Del documento de Aparecida :

“Nuestra alegría, pues, se basa en el amor del Padre, en la participación en el misterio pascual de Jesucristo quien, por el Espíritu Santo, nos hace pasar de la muerte a la vida, de la tristeza al gozo, de lo absurdo al hondo sentido de la existencia, del desaliento a la esperanza que no defrauda. Esta alegría no es un sentimiento artificialmente provocado ni un estado de ánimo pasajero. El amor del Padre nos ha sido revelado en Cristo que nos ha invitado a entrar en su reino”. (DA 17)

Reflexión

En un tiempo donde los rostros de preocupación se multiplican en la sociedad que nos rodea, y donde las palabras dichas son sospechadas muchas veces de cáscaras vacías, una auténtica, sencilla y contagiosa alegría, será el primer mensaje que un verdadero discípulo y misionero de Jesús, puede ofrecer a sus hermanos y hermanas de nuestra Diócesis. Una vida serenamente alegre brilla en los momentos oscuros como una estrella en la noche. Dejemos que el Espíritu Santo mantenga encendida la luminosidad alegre de sabernos amados por Dios.

•  Compartimos en comunidad lo que estos textos nos sugieren.

•  Terminamos este día rezando la oración del CO.MI.DI. 1

 

Tercer día: Por el Espíritu Santo, identificados con Jesús

Oración para todos los días al comenzar la novena

Escuchamos la Palabra de Dios


“¡Pasen, pasen por las puertas,
preparen el camino del pueblo,
rellenen el sendero, límpienlo de piedras,
levanten un estandarte ante los pueblos!”

(Is 62, 10)

 

Del documento de Aparecida:

“El Espíritu Santo, que el Padre nos regala, nos identifica con Jesús-Camino, abriéndonos a su misterio de salvación para que seamos hijos suyos y hermanos uno de otros; nos identifica con Jesús-Verdad, enseñándonos a renunciar a nuestras mentiras y propias ambiciones, y nos identifica con Jesús-Vida, permitiéndonos abrazar su plan de amor en entregarnos para que otros “tengan vida en Él”. (DA 137)

Reflexión

El desafío del misionero es inmenso: acercarnos a los demás intentando llevar un mensaje y una presencia que, muchas veces sentimos que supera nuestra capacidad de compromiso. Por eso quizás nuestra tarea más importante es ponernos dócilmente frente al Señor para dejar que su Espíritu nos transforme en verdaderos Hijos. Identificarnos con Jesús, Camino, Verdad y Vida, es algo muy grande que solo con el sostén y el auxilio del Espíritu Santo, y con nuestra activa disponibilidad y colaboración podremos realizar. Solo con ese impulso podremos levantar ante los ojos de los pueblos el “estandarte” de la presencia tierna y misericordiosa de nuestro Padre Dios.

•  Compartimos en comunidad lo que estos textos nos sugieren.

•  Terminamos este día rezando la oración del CO.MI.DI. 1

 

Cuarto día: Por el Espíritu Santo somos Propuesta de Vida

Oración para todos los días al comenzar la novena.

Escuchamos la Palabra de Dios

“ Ustedes son una carta de Cristo
redactada por ministerio nuestro
y escrita no con tinta,
sino con el Espíritu de Dios vivo ”
(2 Cor 3, 3)

 

Del documento de Aparecida:

“El mismo y único Espíritu guía y fortalece a la Iglesia en el anuncio de la palabra, en la celebración de la fe y en el servicio de la caridad, hasta que el Cuerpo de Cristo alcance la estatura de su Cabeza (cf. Ef 4,15-16). De este modo, por la eficaz presencia de su Espíritu, Dios asegura hasta la parusía su propuesta de vida para hombres y mujeres de todos los tiempos y lugares, impulsando la transformación de la historia y sus dinamismos. Por tanto, el Señor sigue derramando hoy su Vida por la labor de la Iglesia que, con “la fuerza del Espíritu Santo enviado desde el cielo” (1Pe 1, 12), continúa la misión que Jesucristo recibió de su Padre”. (DA 151)

Reflexión

Quizás, sin darnos cuenta, nos hemos acostumbrado a vivir rodeados de propuestas: nos invitan continuamente ha comprar esto, ha empezar aquello, a pensar lo otro... Algunas invitaciones son para hacer nuestra vida mejor, pero muchas solo sirven para mal gastarla. Mucho de lo que somos depende de las respuestas que damos a esos ofrecimientos. En este tiempo estamos invitados a redescubrir que cada uno de nosotros somos también “propuesta de Vida” que en las manos del Señor, quiere presentarse a los hombres y mujeres de Morón; es el Espíritu quien ha escrito en nuestra historia un mensaje que seguro algún hermano nuestro necesita escuchar hoy.

•  Compartimos en comunidad lo que estos textos nos sugieren.

•  Terminamos este día rezando la oración del CO.MI.DI. 1

 

Quinto día: El Espíritu Santo nos hace comunidad misionera

Oración para todos los días al comenzar la novena

Escuchamos la Palabra de Dios


“Todos quedaron llenos del Espíritu Santo,
y comenzaron a hablar en distintas lenguas,
según el Espíritu les permitía expresarse.”
(Hech 2, 4)

Del documento de Aparecida:

“Todos los miembros de la comunidad parroquial son responsables de la evangelización de los hombres y mujeres en cada ambiente. El Espíritu Santo, que actúa en Jesucristo, es también enviado a todos en cuanto miembros de la comunidad, porque su acción no se limita al ámbito individual, sino que abre siempre a las comunidades a la tarea misionera, así como ocurrió en Pentecostés “. (DA 171)

Reflexión

Muchas veces decimos que la parroquia es como “nuestra casa” y la comunidad “nuestra familia”, por eso nos decimos “hermanos” y “hermanas”; y seguramente es así, y como en toda casa y familia, muchas veces encontramos tanto el cariño protector, como alguna incomprensión dolorosa. Como en toda realidad verdaderamente humana están presentes el amor y el dolor. Mas allá de esto hoy se nos invita a vivir la parroquia como una “pista de despegue comunitario”; en ella nos nutrimos de la Palabra y juntos, la anunciamos a todo aquel que la necesita escuchar. Todos somos responsables de este anuncio. Cada uno aportara tanto sus riquezas como sus fragilidades; todo, animado y transformado por el Espíritu, servirá para la misión de hacer presente el amor incondicional de Jesús en nuestra Diócesis.

•  Compartimos en comunidad lo que estos textos nos sugieren.

•  Terminamos este día rezando la oración del CO.MI.DI. 1

 

Sexto día: El Espíritu Santo ya sembró en nuestro pueblo

Oración para todos los días al comenzar la novena

Escuchamos la Palabra de Dios


El Señor nos dará la lluvia,
y nuestra tierra dará su fruto.
(Salmo 84, 13)

 

Del documento de Aparecida:

“Es verdad que la fe que se encarnó en la cultura puede ser profundizada y penetrar cada vez mejor la forma de vivir de nuestros pueblos. Pero eso sólo puede suceder si valoramos positivamente lo que el Espíritu Santo ya ha sembrado. La piedad popular es un “imprescindible punto de partida para conseguir que la fe del pueblo madure y se haga más fecunda”. Por eso, el discípulo misionero tiene que ser “sensible a ella, saber percibir sus dimensiones interiores y sus valores innegables”. [...] Por este camino, se podrá aprovechar todavía más el rico potencial de santidad y de justicia social que encierra la mística popular“. (DA 262)

Reflexión

En esta tarea misionera corremos con ventaja: la semilla de la Palabra de Vida ya esta sembrada en el corazón de nuestro pueblo, del que nosotros mismos formamos parte. Por eso se nos invita a ser “servidores de la cosecha” para que como paciente agricultores, y con una actitud serena y contemplativa, removamos la tierra sembrada, rompamos tiernamente los “terrones endurecidos” y prepararemos el terreno para recibir la “lluvia fecunda de la Gracia ”. Si no valoramos lo que ya está presente en la religiosidad de la gente de nuestra Diócesis, y creemos que somos los indispensables protagonistas de la misión, los frutos de “santidad y justicia social” quedaran sin la necesaria ayuda para renacer con una renovada fuerza transformadora.

•  Compartimos en comunidad lo que estos textos nos sugieren.

•  Terminamos este día rezando la oración del CO.MI.DI. 1

 

Séptimo día: La cercanía: fruto del Espíritu Santo

Oración para todos los días al comenzar la novena.

Escuchamos la Palabra de Dios


"Tú no quisiste víctima ni oblación;
pero me diste un oído atento;
no pediste holocaustos ni sacrificios,

entonces dije: "Aquí estoy”. (Salmo 40, 7-8)

 

Del documento de Aparecida:

“La fuerza de este anuncio de vida será fecunda si lo hacemos con el estilo adecuado, con las actitudes del Maestro, teniendo siempre a la Eucaristía como fuente y cumbre de toda actividad misionera. Invocamos al Espíritu Santo para poder dar un testimonio de proximidad que entraña cercanía afectuosa, escucha, humildad, solidaridad, compasión, diálogo, reconciliación, compromiso con la justicia social y capacidad de compartir, como Jesús lo hizo“. (DA 363)

Reflexión

Se nos invita a pensar que la actitud del misionero no debe ser la del conquistador de tierras extrañas, ni la del vendedor de ofertas llamativas, sino la del amigo que se sienta un rato dispuesto a escuchar, la de la vecina solidaria atenta a la necesidad de su barrio, la del que abraza en silencio en un momento de dolor. Y esto debemos hacerlo no como una acción de marketing o estrategia pastoral, sino como la vivencia concreta del modo de actual de aquellos que se consideran discípulos y discípulas de Jesús. Un corazón lleno de la Palabra de Dios, la trasmite, muchas veces sin darse cuenta, en las actitudes de cercanía que el Espíritu Santo le mueve a realizar.

•  Compartimos en comunidad lo que estos textos nos sugieren.

•  Terminamos este día rezando la oración del CO.MI.DI. 1

 

Octavo día: El Espíritu Santo nos mueve a la conversión

Oración para todos los días al comenzar la novena

Escuchamos la Palabra de Dios

"Porque así habla el Señor, el Santo de Israel:
En la conversión y en la calma está la salvación de ustedes;
en la serenidad y la confianza está su fuerza".

(Is 30, 15)

 

Del documento de Aparecida:

“La conversión personal despierta la capacidad de someterlo todo al servicio de la instauración del Reino de vida. Obispos, presbíteros, diáconos permanentes, consagrados y consagradas, laicos y laicas, estamos llamados a asumir una actitud de permanente conversión pastoral, que implica escuchar con atención y discernir “lo que el Espíritu esta diciendo a las Iglesias” (Ap 2, 29) a través de los signos de los tiempos en los que Dios se manifiesta” (DA 366)

Reflexión

La necesaria conversión que se nos invita a hacer no hay que teñirla con la angustia de la renuncia o la incertidumbre del cambio, sino con la sana y alegre calma de aquel que esta dispuesto a buscar lo necesario para transmitir mejor el Mensaje de Vida. Es una búsqueda confiada, y atenta a las mociones del Espíritu Santo, que no solo nos ayudara a ver, oír y sentir “los signos de los tiempos” sino que también nos animara a la transformación desde adentro hacia fuera, y a la creatividad en la aplicación de los medios y los modos, a repensar una nueva Evangelización para nuestra Diócesis.

•  Compartimos en comunidad lo que estos textos nos sugieren.

•  Terminamos este día rezando la oración del CO.MI.DI. 1

 

Noveno día: Misioneros por el Espíritu Santo

Oración para todos los días al comenzar la novena.

Escuchamos la Palabra de Dios

“ Jesús se acercó a ellos y, tocándolos, les dijo:
"Levántense, no tengan miedo".
Cuando alzaron los ojos,
no vieron a nadie más que a Jesús solo”.

(Mt 17, 7-8)

 

Del documento de Aparecida:

“Este despertar misionero, en forma de una Misión Continental,… requerirá la decidida colaboración de las Conferencias Episcopales y de cada diócesis en particular. Buscara poner a la Iglesia en estado de permanente misión. Llevemos nuestras naves mar adentro, con el soplo potente del Espíritu Santo, sin miedo a las tormentas, seguros de que la Providencia de Dios nos deparará grandes sorpresas”. (Cf. DA 551)

Reflexión

Vencer al miedo es no dejarse dominar por él. Si los apóstoles no lo hubiesen vencido la iglesia cristiana seria una pequeña secta de Palestina. La misión que Jesús les había encargado superaba ampliamente las humanas posibilidades de esos frágiles hombres. Sin embargo, poniendo la mirada solo en Jesús, con el impulso del Espíritu Santo esas palabras balbuceadas hace siglos se pronuncian hoy en los rincones más increíbles de la realidad mundial. Nos toca a nosotros, hombres y mujeres de Morón, volver a poner nuestras vidas sencillamente en las manos del Padre para que Él, como hábil alfarero, modele un rostro cada vez más cristiano y misionero de nuestra iglesia diocesana. Los caminos se dilatan… ¡¡¡Allá vamos!!!

•  Compartimos en comunidad lo que estos textos nos sugieren.

• Terminamos este día rezando la oración del CO.MI.DI. 1


ORACIÓN DEL COMIDI1. MORÓN 2010

Padre bueno, que nos enviaste a tu Hijo Jesús,

nosotros, tus discípulos en la Iglesia de Morón,

te pedimos que nos asistas

con tu Santo Espíritu

en el Primer Congreso Diocesano Misionero.

 

Tú nos enseñas a renovar nuestra fe,

y deseas que de esta forma seamos guía

y esperanza de nuestros hermanos.

 

Despierta en nosotros

los deseos, anhelos y coraje

para ser luz del mundo y sal de la tierra

y así, llegar hasta el último rincón

donde haya un hermano que te necesita.

 

En la misión, anímanos a hacer como Jesús,

teniendo nuestro corazón disponible

y nuestros ojos empapados de esperanza,

para dar la vida por nuestros hermanos.

 

Te lo pedimos por la intercesión de Nuestra Señora del Buen Viaje,

nuestra Madre,

y por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.



OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN
Sr. Fabián Parodi.
De lunes a viernes de 9 a 12 horas.
Buen Viaje 936 - Morón  
Teléfono: 4629-3143  E-mail: encuentrodiocesano2005@gmail.com