Menú Principal | Guía Eclesiástica | Página inicial de SC

Nuestra Diócesis

Lo que les anunciamos,
es lo que celebramos

En camino hacia una Pastoral Orgánica y rumbo al Primer Congreso Misionero Diocesano.

El 13 de junio, durante la tradicional Fiesta del Cuerpo y Sangre de Cristo, en la que la grey de Morón dio gracias por el inmenso don de la Eucaristía, Mons. Eichhorn remarcó la necesidad de un estilo eucarístico de vida y señaló que toda la tarea misionera de la Iglesia, parte de la celebración eucarística:








“Celebramos la Vida, la Vida Nueva en Cristo. La Pascua es el Misterio de la Vida: ‘Él que es la Vida, entrega su Vida para que tengamos Vida en abundancia' (cf. Jn 10, 10). Y esta Vida Nueva, este Hombre Nuevo , resucitado con Cristo, identificado con Él, es una vida de santidad, de amor, de paz, de comunión, en la verdad y en la justicia.

Es una Nueva Creación , donde los vínculos y relaciones se transforman en amor fraterno, en familia de Dios, en comunidad que vive el gozo y la alegría de la paz y del amor ‘que ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado' (Rom 5,5).

La Eucaristía, es celebración de esta Vida, de este Hombre Nuevo y de esta Nueva Creación. Es memoria, es renovación, es actualización de la Pascua y de la Alianza, es el don de amor de Cristo, en obediencia al Padre, por nosotros.

Por eso alabamos, bendecimos, damos gracias al Padre por este don totalmente gratuito, por el amor misericordioso que nos manifiesta”.


Celebrar este misterio de Vida y de Amor es un compromiso , advirtió el Sr. Obispo. “ Nuestra vida, nuestras comunidades, nuestras familias, deben vivir con gozo y entusiasmo esto que significamos en la celebración festiva de la Misa. De lo contrario, no sería una liturgia auténtica, completa. Le faltaría el testimonio sincero de la vida comunitaria, de un estilo eucarístico de vivir .

La celebración eucarística, con la mesa de la Palabra y la mesa del Cuerpo y Sangre del Señor, construyen esta comunión; debemos poner lo nuestro sabiendo ‘hacer esto en memoria suya', haciendo que lo que celebramos -el don de amor de Cristo- sea también don de amor comunitario al Padre y a cada uno de los hermanos. Es decir, que haya en nosotros una honesta conversión que abra nuestros corazones a un sincero amor fraterno . En el contexto de la Ultima Cena, Jesús nos dio su mandamiento: ‘Ámense unos a otros, como yo los he amado... en esto conocerán todos que son mis discípulos' (cf. Jn 13, 34-35)”.





La comunidad que celebra es comunidad testigo.
“Anuncia y proclama la muerte y resurrección del Señor, que es la fuente de Vida Nueva para todos.

Nuestra celebración se hace anuncio, testimonio vivo que se explicitará con el anuncio de la Palabra, de la vida, muerte y resurrección de Jesucristo, de la Buena Noticia del Reino.

La Eucaristía se convierte entonces en envío misionero: Anunciamos lo que vivimos, lo que celebramos ”.


La Eucaristía es fuente de toda la vida y actividad de la Iglesia. “ Si esa actividad misionera, el anuncio de la Palabra, la catequesis, la caridad para con los pobres, no parten, no se nutren, no se originan en la Eucaristía, corremos el serio peligro de ser simplemente propagandistas, proselitistas, activistas.

Todo debe partir de la fuente misma del amor, que es Jesús Eucaristía. De ahí la necesidad de que nuestras comunidades sean verdaderamente comunidades orantes, contemplativas” , subrayó Mons. Eichhorn , manifestando que “entonces, sí, nuestro testimonio será mostrar ese misterio de Cristo entre nosotros, nuestra prédica tendrá la fuerza de la experiencia de nuestro encuentro con Él, nuestra caridad será amarlo y entregarle a todos, para que todos en Él tengan VIDA”.




La Diócesis de Nuestra Señora del Buen Viaje está en camino hacia una Pastoral Orgánica y a la realización del 1º Congreso Misionero Diocesano. El Sr. Obispo habló del ideal de Iglesia: “Una Iglesia comunión que sea Iglesia misionera en todas sus actividades, en especial en la atención y cuidado caritativos de los hermanos pobres y necesitados. Una Iglesia eucarística, que de la mano de María, Madre y Modelo, anuncie y viva lo que celebra”. Por ello, al concluir, puso la mirada en la Virgen María, mujer eucarística, que en su Magnificat agradeció y alabó por el misterio de Vida que en Ella se daba, y que compartió (primera misionera) con su prima Isabel.

“Que María nos dé un corazón eucarístico y misionero, repitiéndonos, una y otra vez: ‘Hagan todo lo que El les diga'” .

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: encuentrodiocesano2005@gmail.com  / obmoronprensa@speedy.com.ar