oficinadeprensaobispado.jpg

Página principal  


- Llamado a la solidaridad

- Taller de Ecología
- Sobre lo reflexionado en la Asamblea Decanal de Morón Centro




LLAMADO A LA SOLIDARIDAD

 

 

Se necesitan cuatro dadores de sangre de cualquier tipo y facto para el Sr. Arnaldo Tubio, padre del Ecónomo Diocesano, quien deberá ser intervenido quirúrgicamente del corazón.

 

Quienes puedan donar, deben comunicarse al tel.: 5777-3200 y presentarse al Banco de Sangre del Hospital Fleni, de lunes a viernes de 8.00 a 17.00 hs. - Montañeses 2325 (Belgrano Casi Núñez).

 

Muchas gracias.

 

up

productosdelcolmenarb.jpg


sancarlosb.jpg

 

carilob.jpg

 

refrigeracionmoronb.jpg

 

 

 

 

 

 

 

Grupo Ecológico Raíces de Vida

4623-3447
beatrizventuriello95@hotmail.com


Taller de Ecología

ecologia 

 

El grupo Ecológico "Raíces de Vida" de la diócesis de Morón, cumpliendo con uno de sus objetivos de proteger y conservar la Naturaleza creada por Dios, propicia encuentros ecuménicos en materia ecológica, poniéndose bajo el amparo de San Francisco, Patrono de la Ecología, para reflexionar a nivel personal y grupal.

El próximo encuentro se realizará el 2 de Octubre, de 10.00 a 12.00 hs. en la Parroquia de JESÚS DEL GRAN PODER, sita en la calle DEL PRADO Y DE LA RETRANCA, Parque Leloir, Ituzaingó, quedando todos invitados.

 

raícesdevida.jpg

up

 

 

 

 

Nuestra Diócesis

Asambleas Decanales

 

Continuando el camino de reflexión procurando la pastoral orgánica y buscando caminos para la renovación de la Iglesia, las comunidades de Morón Centro y Hurlingham fueron convocadas a celebrar sus Asambleas Decanales, que se realizaron el 18 y 25 de septiembre, respectivamente.

 

A continuación, compartiremos parte de lo reflexionado en la Asamblea de Morón Centro, que tuvo como expositores al Sociólogo Pérez Sosto y al Vocero del Episcopado y Secretario de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, Pbro. Jorge Oesterheld.

 

CONSTRUIR UNA SOCIEDAD DE SEMEJANTES

 

Des-institucionalización y Des-socialización

El Decanato de Morón Centro se reunió en el Colegio Parroquial de Nuestra Señora del Buen Viaje. Allí, volvimos a reencontrarnos con el Sociólogo Pérez Sosto, quién brindó un análisis conceptual sobre la construcción de la modernidad, en el que detalló el debilitamiento de los lazos de correspondencia entre las instituciones y los actores. “Las instituciones entran en crisis y la gente cree menos en las mismas, incluyendo a la Iglesia”, resaltó.


Paralelamente se da una des-socialización, en la que las personas internalizan las pautas, creencias y valores de su sociedad.

Hay tres tipos de socialización: La primaria, se aprende en la familia; la segunda, se aprende en la escuela; y la tercera, se aprende en el mundo del trabajo. “Como estos mundos están en crisis, (Familia, escuela y trabajo) hay un proceso generalizado de des-socialización. La gente no aprende las pautas que tenía que aprender en la familia, llega a la escuela sin la primera instancia, sin las conductas siquiera. La escuela se tiene que encargar de esta y comienzan, entonces, las disfunciones con la segunda etapa. Y como consecuencia, al llegar momento del trabajo, es muy difícil entrar en él. 

Además, este doble proceso de des-institucionalización y des-socialización, tira por tierra la política, y surge un proceso de despolitización, nadie cree en ella y nadie se compromete.

La “crisis de las organizaciones” genera una “crisis de la organización” ¿Para qué me voy a organizar si el mundo está preparado para moverme individualmente? Se rompe, inclusive, la idea de sociedad.

“Estamos asistiendo al nacimiento de lo no social, no hay diálogo entre los sectores excluidos y los que quedan integrados, la violencia es una respuesta. La falta del espacio del diálogo para solucionar conflictos, genera un proceso de descomposición de la acción colectiva. Y se acentúa un desarrollo desigual en los distintos sectores. Quienes quedan fuera del sistema productivo, son desechados por la sociedad”, señaló el Sociólogo.

Actualmente, la idea de sociedad ha sido reemplazada por la idea de mercado. La explotación es reemplazada por la exclusión.

La sociedad se asemeja a un mercado en el que desaparecieron los objetivos ideológicos y políticos, sólo perdura la búsqueda de dinero y de identidad. La sociedad no busca ser pensada y desconfía de las grandes ideas.

Estos grandes mercados están rodeados de bolsones de exclusión, exclusión que se vuelve contra ellos mismos.

 

El retorno de las clases peligrosas

La exclusión rompe la comunicación social. Cada parte se aleja de la otra y el otro es visto como una amenaza. Quienes fueron excluidos, hoy son considerados peligrosos.

 

Fuera de la ley

Los excluidos quedan fuera de la ley, no tienen derechos. Por otro lado, la globalización ha generado que haya gente que decida a nivel planetario, que también actúa fuera de la ley, porque operan más allá de los estados y sus autoridades; en más, deciden en muchos casos sobre la suerte de dichos estados, pero a estos últimos no se les atribuye el mote de peligrosos.

 

Una nueva cuestión social

Ante la crisis producto del fracaso económico, surge un descreimiento en el sistema por parte de los jóvenes, que ven que estudiar y trabajar puede no ser sinónimo de éxito.

 

Se ha modificación de la organización del trabajo. La producción va en aumento, pero se trabaja en forma precaria y desprotejida. Pérez Sosto remarcó la desprotección y el abandono de los jóvenes; y el aumento del riesgo por la inseguridad civil y por el aumento de las preocupaciones de los ciudadanos. Llamó a combatir la delincuencia mirando cuál es el centro de la creación de exclusión.

 

Una sociedad de semejantes

Al concluir, subrayó la necesidad de crear una sociedad de semejantes en la que existan los elementos para que todos sean semejantes en las cosas que puedan hacer, para que haya relaciones de “interdependencia” entre todos los habitantes y no de “dependencia” con los más integrados. “No tenemos dudas que hay esperanzas, pero hay que construir y ser muy inteligentes”, finalizó.


Llamados a compartir y a comprometernos

El P. Oesterheld presentó una mirada de la realidad desde la Fe.

Vivimos en el cordón de una gran ciudad, En estos lugares, en todo el mundo, es donde se sienten con más fuerza los impactos de las crisis actuales. “Donde más la familia se rompe, dónde hay mayor inseguridad, etc.. El día de mañana, cuando se hable de misioneros en lugares difíciles, la imagen no será el religioso en medio de África, sino que serán muchas imágenes de las nuestras, de lo que hacemos en nuestras Parroquias. No hay lugar más difícil para hacer Iglesia, que el conurbano de una gran ciudad”, afirmó.



El Sacerdote señaló las tentaciones comunes de que todo se va a solucionar pronto; y porque estamos en la Iglesia y creemos en Jesús, no va a pasar nada, lo cual es erróneo. La Iglesia ha dejado de ser la estructura que protegía de estos problemas. Hoy tiene muchos interrogantes, indica caminos, pero no tiene recetas, no hay nada hecho y establecido.

“Tenemos que desarrollar la estructura y la capacidad para vivir en este mundo. Y no armando una Iglesia que nos protege de la realidad y cada vez estemos más encerrados. Jesús nos enseña a desarrollarnos para vivir concretamente en el mundo en el que estamos. Esta realidad forma parte de lo que Dios va acompañando. Si queremos conocer a Jesús, no tenemos que saber arameo, tenemos que conocer el mundo de hoy, al hombre de hoy, mirando qué dice y qué hace Jesús ahora. El Señor se manifiesta en lo que le pasa al hombre de hoy”.

 

Para el hombre de hoy, lo que importa no es tanto lo que se razona, sino lo que se siente

El Señor habla directamente a los sentimientos y desde sus sentimientos. Desde el Evangelio, se sabe más de lo que sentía Jesús, que de lo que pensaba. Por ejemplo, San Pablo dice: “Ustedes tienen que tener los mismos sentimientos de Cristo”. Jesús, al ver que la gente como ovejas sin pastor, se conmueve y se pone a transmitirle sus sentimientos. Y les da imágenes y palabras para que tengan motivos para vivir, que tengan un futuro, ilusiones, algo por dar la vida. Jesús no les da una vida fácil, sino un motivo para dar la vida. No le dice a la gente que no va a pasar nada, que no se preocupe. El discurso de Jesús es que, pase lo que pase, “Yo voy a estar”.


“Aquí, en Morón, este es nuestro motivo, el Señor está con nosotros y nos da los elementos que necesitamos”, subrayó el P. Oesterheld, compartiendo otro pasaje del Evangelio, cuando Jesús duerme en la barca en medio de la tormenta. Y el pedido de ayuda de los discípulos: ¿No te importa que nos hundamos? ”La enseñanza de Jesús al parar la tormenta es clara: Si estoy yo, no pasa nada. Confiando en Él, podemos desarrollar la fuerza que necesitamos”.

 

Otra enseñanza de Cristo que resaltó el Vocero del Episcopado, es que Él, siendo todo poderoso, cuando comienza a predicar lo hace pidiendo ayuda, llamando a los doce apóstoles. “Establece vínculos, hace comunidad, comparte. Todo lo contario del individualismo que impera hoy, en el que cada uno se trata de salvar a sí mismo. El Evangelio nos enseña a compartir.

Todo lo que estamos viviendo nos está empujando a compartir y a comprometernos. No podemos esperar a que nos solucionen los problemas. La única salida es establecer vínculos, agruparse, participar en la parroquia, en la cooperadora del hospital, en la escuela, en el barrio, etc.. No hay espacio para que cada uno se corte por su cuenta.

Necesito de los otros, como Jesús necesitó de otros para anunciar el Evangelio y llevar la buena noticia”.

 

¿Qué hacer? El Evangelio es lo que transforma al mundo

El P. Jorge invitó a que en un primer paso, se valore y disfrute lo que la Iglesia es y tiene, que hace unos años era inimaginable. “Siempre empezamos descalificando lo que estamos haciendo. Imaginémonos ésta realidad trágica de hoy, sin la Iglesia y su propuesta. Hay que mejorar, buscar caminos nuevos, actitudes nuevas, pero empecemos valorando y disfrutando lo que tenemos y hacemos”, expresó.


Como segundo paso, exhortó a mirar la realidad para tomar conocimiento de ella y hacerlo con piedad, conscientes de la tragedia del mundo. “Pensemos en aquellos que no conocen a Jesús y están en la tragedia del mundo de hoy.

El anuncio de Jesús muerto y Resucitado no es una simple frase, la tenemos que anunciar encarnada en nosotros, en nuestra vida.

Encarnar el Evangelio, es encarnar también la realidad. Hablar del paco, la prostitución, la pobreza y la exclusión, no es referirse a algo que pasa en un lugar lejano, sino que pasa acá, y lo sentimos en nuestros propios cuerpos, nos duele, Y si lo sentimos así, encontraremos las palabras. Seremos creíbles.

 

Y junto con esto, hay que reconocer que venimos de certezas y seguridades, hipocresías que se cayeron. De allí, hay verdades que siguen siendo verdaderas, Jesús y su Buena Noticia. El testimonio no es ser moralmente correcto, sin fallas ni pecado, sino creer profundamente en Jesús. No somos tan decentes, somos pecadores, pero que creemos apasionadamente en Jesucristo”.

 

El Pbro. Oesterheld no cree en una imagen de Iglesia de pequeñas comunidades de gente muy buena. Cree en una Iglesia llena de gente y muy pecadora, que lo reconocen y piden perdón. Y desde sus debilidades construyen comunión, comunidades, apoyándose en la fuerza del Señor. “Se trata de ser cristiano, de ser un pecador perdonado que tiene puesta toda su esperanza en la misericordia de Jesús. Esto es anunciar el kerigma.

El mundo necesita nuestra fe, no nuestro buen ejemplo de gente linda. Esa fe va unida a nuestra capacidad de hacer comunidad, de hacer comunión”, concluyó, invitando a seguir construyendo con alegría y felicidad por lo que ya se tiene, con nuestra respuesta de todos los días de volver a creer y poner la vida en manos de Jesús”.


up

barra

 

Delegación para la Comunicación Social de la Diócesis de Morón

000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

botones Koino 3f

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ