Menú Principal | Guía Eclesiástica | Página inicial de SC



- Una nueva oportunidad para orar por nuestros Sacerdotes
- Mensaje para la Semana Santa del P. Figueredo al Movimiento de Cursillos



31 de marzo, Miércoles Santo


Una nueva oportunidad para orar por nuestros Sacerdotes

 

Este miércoles 31 de marzo, “Miércoles Santo”, nuestros sacerdotes celebrarán su Día. En la Diócesis, por la mañana compartirán una jornada de espiritualidad junto al Sr. Obispo y al caer la tarde, a las 20.00 en la Iglesia Catedral, tendrá lugar la Misa Crismal en la que renovarán sus Promesas de Consagración y serán bendecidos los Santos Óleos.


En tiempos en que nuestra Iglesia sufre por agresivas campañas de difamación, este Miércoles Santo será una oportunidad para tomar conciencia de la importancia del Sacerdote. De, como expresaba Mons. Eichhorn el año pasado, de asumir la oración por ellos, de colaborar con ellos para que puedan verdaderamente ser presencia de Jesús. Presencia real, sacramental y eficaz pero, sobre todo, presencia testimonial de Cristo.



Un Año Sacerdotal
19-06-2009 – 19-06-2010


"Para favorecer esta tendencia de los sacerdotes a la perfección espiritual de la que depende sobre todo la eficacia de su ministerio, he decidido que se celebre un especial Año Sacerdotal del 19 de junio de 2009 -Sagrado Corazón de Jesús y Jornada para la santificación sacerdotal- al 19 de junio de 2010”. Este año “se conmemora el 150 aniversario de la muerte del santo cura de Ars, Juan María Vianney, verdadero ejemplo de pastor al servicio del rebaño de Cristo”.


S.S. Benedicto XVI, 16 de marzo de 2009.

 

 

ORACIÓN PARA EL AÑO SACERDOTAL

 

 

Jesús, Buen Pastor,

que has querido guiar a tu pueblo

mediante el ministerio de los sacerdotes:

¡gracias por este regalo para tu Iglesia y para el mundo!

 

Te pedimos por quienes has llamado a ser tus ministros:

cuídalos y concédeles el ser fieles.

Que sepan estar en medio y delante de tu pueblo,

siguiendo tus huellas e irradiando tus mismos sentimientos.

 

Te rogamos por quienes se están preparando

para servir como pastores:

que sean disponibles y generosos

para dejarse moldear según tu corazón.

 

Te pedimos por los jóvenes a quienes también hoy llamas:

que sepan escucharte y tengan el coraje de responderte,

que no sean indiferentes a tu mirada tierna y comprometedora,

que te descubran como el verdadero Tesoro

y estén dispuestos a dar la vida "hasta el extremo".

 

Te lo pedimos junto con María, nuestra Madre de Luján,

y San Juan María Vianney, el Santo Cura de Ars,

en este Año Sacerdotal. Amén.

 






Movimiento de Cursillos de Vida Cristiana



REFLEXIÓN PARA LA SEMANA SANTA

Hombres y mujeres de Eucaristía dominical


Queridos Hermanos, estamos comenzando una semana profunda y sentida de nuestra fe, ya que acompañaremos a Jesús en el camino de la cruz para terminar luego en su resurrección.
"No hay resurrección sin cruz", solemos escuchar, pero meditar en la cruz del Señor y en nuestra propia cruz personal, nos tiene que hacer caer en la cuenta de que en nuestro itinerario de vida, la cruz tiene un significado profundo ya que Jesús nos dio ejemplo de que, para manifestar su inmenso amor por el hombre se comprometió con esa cruz salvadora.

Así, nosotros debemos comprometernos con amor, a abrazar nuestras cruces diarias cuando estas son frutos de un sincero camino por el bien nuestro y el de los hermanos. Pero la cruz del Señor nos enseña a tener una mirada en la fidelidad a Dios por la obediencia a su voluntad. Nosotros, que nos decimos Dirigentes cristianos, es decir, discípulos de Cristo, hemos de estar firmes al lado de Él, como manifiesta el profeta Isaías "El Señor abrió mi oído y yo no me resistí ni me volví atrás".
El que acepta a Jesús, se compromete con Él. Esta es la esencia del discipulado que se confirma en la obediencia hasta las últimas consecuencias y que no se está dispuesto a abandonar la "posta", porque no se siente comprendido, o se encuentra enfrentado con los demás, o porque no se hace lo que uno quiere. La fidelidad a Cristo y su misión tiene que ir con una opción fundamental hasta las últimas consecuencias, como lo hizo Él por nosotros.

A veces, nos encontramos con situaciones que no podemos entender cuando hablamos de un Dirigente cristiano "convencido de su fe": no se puede entender cuando alguien dice ser Dirigente cristiano y no participa de la misa dominical sabiendo que no se puede pretender ser de Cristo si no se está unido a Cristo; de aquellos que por no compartir ideas ni proyectos abandonan el barco en el momento más difícil, porque no son capaces de aceptar proyectos o ideas distintas sabiendo que en todo camino hay pruebas que superar. No se puede entender cuando los Dirigentes cristianos dicen estar al servicio, pero solo están dispuestos a hacer lo que les gusta o lo que "menos cuesta" y dejar de lado aquello que más esfuerzo requiere para que lo hagan los demás y después jactarse de tener un espíritu de servicio cristiano. No se puede entender cuando un Dirigente habla preocupado de cómo estamos hoy, anhelando los tiempos antiguos, mientras que desparrama con sus críticas los defectos de los demás, sabiendo que lo que anhela no lo construye él.

El relato de la Pasión de Jesús que hemos proclamado el domingo de ramos, comienza con la Última Cena. Si hemos de entender lo que Dios quiere de cada uno de nosotros, debemos ser hombres y mujeres de Eucaristía dominical. Es ahí donde se fragua nuestro ser Dirigente Cristiano viviendo en Gracia. Y desde ahí, comprometernos a caminar por donde Cristo nos muestra.
¿Quiénes experimentarán la alegría pascual?, sólo los que permanecieron al pie de la cruz. ¿Dónde estamos cada uno de nosotros en este momento? No pretendamos vivir algo que no construimos. Si queremos que Dios "resucite" nuestra obra, nos tiene que encontrar al pie de la cruz, pero no en el lugar de los que proferían insultos y reclamos, sino en el lugar de quienes contemplaban esperanzados que la cruz es el paso necesario a la vida verdadera.


Les deseo a todos una profunda vivencia espiritual de la Semana Santa.

Padre Claudio Figueredo

 

 

 

 

Delegación para la Comunicación Social de la Diócesis de Morón





OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: encuentrodiocesano2005@gmail.com / obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente
desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección: obmoronprensa@speedy.com.ar
Pedimos por favor, sobretodo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ