oficinadeprensaobmoron.jpg

Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar
wordbot.jpg 

altasbot3.jpg facebookbot3.jpg


- La Diócesis despide a su Obispo Emérito
MC900431561[1]

      

Banner-koinoniafinal.gif

productosdelcolmenarb.jpg


sancarlosb.jpg

 

carilob.jpg

 

radiolabuenanoticiakoinonia.jpg

 

radiomariakoinonia2.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

walsh3.gif

 



“En tus Palabras echaré las redes”

 

La Diócesis despide a
su Obispo Emérito

   

Tras su pascua ocurrida en la madrugada de ayer, jueves 3 de noviembre, los restos de quien fue el segundo Obispo de Morón, Mons. Justo Oscar Laguna, arribaron a esta ciudad e ingresaron en la Catedral después del mediodía de ese mismo día, siendo recibidos por el Párroco, Mons. Raúl Trotz; los Pbros. Fernando Laguna, Hugo Lagoria, José Luis Guglielmo y Juan Agú; personal de la Catedral, del Colegio Parroquial Nuestra Señora del Buen Viaje, y de la Curia. “Esta vez, al ingresar a la Catedral no vas a tocar la imagen de la Santísima Virgen, es Ella quien te va a tocar y te recibirá en el Cielo”, expresó Mons. Trotz.

 

 

 

 

A las 15.00 hs. se abrieron las puertas de la Catedral dando inicio al velatorio con una celebración Eucarística.

Una mención especial y nuestro agradecimiento, merecen las numerosas personalidades, instituciones y organizaciones del país y del exterior, que acercaron sus condolencias.

 

 

 

 

A la tarde noche, con la presencia de sus familiares y seres queridos; de importantes figuras del quehacer político, como Felipe Solá, Ricardo Alfonsín, Martín Sabbatella, Alberto Descalzo, Lucas Gui, José Ignacio López, Oscar Parrilli y Guillermo Oliveri (Secretario General de la Presidencia de la Nación y Secretario de Culto respectivamente, quienes expresaron sus condolencias en nombre de la Presidenta, Cristina Kirchner), Carlos Custer, Félix Testone (Comisión de Justicia y Paz), Autoridades Municipales y Provinciales; de Mons. Luis Guillermo Eichhorn, quien presidió, y de los Obispos de Cruz del Eje, Mons. Santiago Olivera y de Chascomús, Mons. Carlos Malfa; del Clero de la Diócesis y Diócesis vecinas; y el pueblo fiel venido de muchos lugares del país, se celebró una Misa solemne de cuerpo presente para despedirlo.

 

“Si el grano de trigo no cae en
tierra y muere, no da fruto”

 

Qué hermoso mirar a la luz de la fe lo que ha sido su vida, lo que ha brindado a la Iglesia y a la Patria, toda su dedicación a la pastoral social y al mundo de la cultura, su prédica incansable, sobre todo a través de los medios de comunicación, su trabajo y papel destacado en la dimensión del Ecumenismo, toda su sabiduría y firmeza en la fe, con la que dirigió esta porción del Pueblo de Dios que le fue confiada.

 

Esto nos moviliza a darle gracias al Señor por el don que ha sido la vida, el sacerdocio y el episcopado de Mons. Laguna, y porque también a nosotros nos ha llamado para que podamos compartir con Él la Vida eterna. Todos estamos destinados a esta felicidad plena. El Señor quiere que abramos nuestro corazón a su amor y que aprendamos de Él. La vida tiene sentido en tanto y en cuanto se ‘da’, como dijo Jesús: ‘Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, no da fruto’. Por eso, es ahora cuando la vida de Mons. Laguna comenzará a dar verdaderos frutos”, subrayó el Obispo de Morón, Mons. Eichhorn, en nombre de su Clero, en el que muchos recibieron de manos de Laguna el ministerio.

 

 

“La realidad de la muerte nos recuerda nuestra fragilidad, la limitación humana, pero también nos hace ver lo que es la bondad, el amor, la misericordia de Dios. Estamos celebrando el Año de la Vida, y en este tiempo, el Señor llamó a Mons. Laguna a la Vida plena.

Él creyó y siguió a Jesús, le entregó su vida ya desde el bautismo. Sintió el llamado del Señor y lo siguió desde el sacerdocio, y después, desde la tarea del episcopado. Se cumple el Evangelio: ‘La voluntad de quien me ha enviado, es que yo no pierda nada de lo que Él me dio, sino que lo resucite en el último día. Esta es la voluntad de mi Padre: Que el que ve al Hijo y cree en Él, tenga Vida eterna y que yo lo resucite en el último día’. Esta es nuestra Fe”, afirmó Mons. Eichhorn.

 

Una vida entregada a la Iglesia y a la Patria

 

A su turno, Mons. Santiago Olivera, quien acompañó a Laguna durante veinte años de ministerio, comprobó muy de cerca cómo ha tenido que compartir su labor en la Diócesis con tantas actividades nacionales. “Fue un hombre del concilio y del diálogo, del ecumenismo y del espíritu abierto; un hombre que dese su propia y clara identidad, fue capaz de acercar, de salir al encuentro, de reunir a hombres creyentes y no creyentes, y de otras religiones”.

 

 

Puedo dar fe que la vida de Mons. Laguna ha sido una vida entregada a la Iglesia y a la Patria. Su voz siempre presente en distintas circunstancias y momentos difíciles, también hoy, si estuviera en estos momentos tan dificultosos, seguiría evidenciando tantos valores equivocados que se quieren presentar como verdades.

Fue un defensor de la vida, del dialogo, de la paz, de la pluralidad. Un hombre creyente, de fe, un Sacerdote”, sostuvo Mons. Olivera, agradeciendo la presencia de tantas personas, que lo renovaron en la alegría de la gratitud. “Me da mucho gozo que estén, porque sé del afecto y del cariño que tenía Laguna por cada uno”.

 

Testamento espiritual

 

 

Mons. Arturo Gilotti, actual Vicario General de Morón, dio lectura al testamento espiritual de Mons. Laguna, el cual trascribimos a continuación:

 

Morón, 17 de octubre, San Ignacio de Antioquía, de 1987

 

En pleno uso de razón y ante Dios Nuestro Señor, en cuya misericordia me abandono, hago este testamento espiritual.

 

Los años de mi episcopado moronense me han  hecho querer y admirar la obra de mi predecesor y primer Obispo de Morón, Mons. Miguel Raspanti.

 

Difícil era continuar su obra y en ese empeño he puesto mis fuerzas, pequeñas para tan ardua tarea.

 

Agradezco a Dios de todo corazón, tantas gracias: El Bautismo, la Eucaristía, el Sacerdocio y luego su plenitud, el Episcopado.

 

Agradezco a la Iglesia “Ella es más alta que los cielos y más dilatada que la tierra. Su juventud es eterna.  La Iglesia no envejece.  No te separes nunca de la Iglesia, ningún poder tiene su fuerza.  La Iglesia es mi esperanza, ella es mi salud, ella es mi refugio”.

 

Repitiendo las palabras de un Padre de la Iglesia reitero mi amor a ella hasta mi último aliento.

 

Agradezco a mis hermanos Obispos, especialmente aquellos con los que colaboré, Mons. Aguirre en primer término, quien fue padre y maestro.

 

A quien fuera para mí  Obispo Auxiliar, Mons. Carlos Galán, amigo fiel y celoso colaborador, hoy Arzobispo de La Plata.

 

A Mons. Jorge Casaretto, mi amigo del alma, a quien tanto debo y que siempre fue para mí, hermano, modelo sacerdotal y sin duda el hombre más fiel que he conocido. A él nombro albacea junto con Santiago Olivera.

 

Agradezco a todo el clero de San Isidro, San Nicolás y sobre todo, al de Morón, por su celo apostólico, su pobreza y su consagración sincera al servicio de Dios y de los hombres.

 

A los Seminaristas lo mejor de mi corazón de pastor.

 

Párrafo aparte, merecen los sacerdotes que han compartido mi casa y han sufrido y gozado con mis cruces y alegrías: José María Recondo, hijo dilecto; Santiago Olivera, servicial, entregado y modelo sacerdotal.

 

A los laicos todos, mi agradecimiento por sus esfuerzos apostólicos y sus trabajos en pro de la unidad.

 

A los religiosos y religiosas, por su ejemplo de entrega humilde y evangélica a los que tienen menos.

 

Luego de agradecer muy de veras, pido perdón por tantos pecados e infidelidades a la Gracia, por mi mal carácter, por no haber sido ejemplo de vida y por tantas cosas que harían muy largas estas líneas. Recuerdo con el Concilio de Cartago y hago mías “que el hombre de suyo es sólo mentira y pecado”.

 

Pido a todos una oración por mi alma.

 

Quiera el Dios de las misericordias y su Madre Santísima en su título de la “Purísima Concepción del Buen Viaje y Balbanera”, “refugio de los pecadores”, acogerme en el Reino, como Señor Supremo el primero y como poderosa intercesora, la Virgen, mi Madre.

 

 

                                                                Justo Oscar Laguna

                                                                 Obispo de Morón.

 

Reitero todo lo dicho. Buenos Aires 14 de febrero de 2007.

                                                                  Justo Oscar Laguna
                                                                     Obispo Emérito.

 

  

 

“Señor nuestro, que concediste el ministerio episcopal a tu servidor, el Obispo Justo Oscar, y lo contaste entre los sucesores de los Apóstoles, concédele compartir con ellos la gloria eterna”. Amén.

 

---------------------------------------------------------------------

 

Hoy, viernes 4 de noviembre, a las 19.00 hs., tendrá lugar la Misa exequial. Sus restos serán inhumados en la Catedral, frente al Sagrario, lugar en el que se encuentran también los restos de Mons. Raspanti.

 

 

up

 

 

AVISO Urgencia Sacerdotal.jpg Etcheverri.jpg

barra

 

Delegación para la Comunicación Social de la Diócesis de Morón

000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

botones Koino 3f

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ