oficinadeprensaobmoron.jpg

Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar wordbot.jpg 

altasbot3.jpg facebookbot3.jpg


-
El último adiós a Mons. Laguna MC900431561[1]

      

koinonia_productos2012.gif

productosdelcolmenarb.jpg


sancarlosb.jpg

 

carilob.jpg

 

radiolabuenanoticiakoinonia.jpg

 

radiomariakoinonia2.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

walsh3.gif

 



“En tus Palabras echaré las redes”

 

El último adiós a Mons. Laguna

 

   

El viernes 4 de noviembre, con la celebración de la Misa de exequias en la Catedral de Morón y la posterior inhumación de sus restos junto a los del Obispo, Mons. Miguel Raspanti, se dio el último adiós a Mons. Justo Oscar Laguna.

 

Escribió Shakespeare: “La vida es un cuento contado por un necio, lleno de ruido y de furia, y que no significa nada”. Muchos poetas se enfrentan en algún momento a la sensación de que la vida termina en nada, pero a Mons. Laguna, el encuentro con Cristo no sólo le dio sentido a toda su vida, sino también, a su final terreno. Como dijo Jesús: ‘Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, no da fruto’. Por eso, tomando las palabras del Sr. Obispo de Morón, Mons. Eichhorn durante la primera Misa, “es ahora cuando la vida de Mons. Justo Oscar comenzará a dar verdaderos frutos”.  

 

Gran cantidad de coronas y arreglos florales fueron depositados en el atrio y muchísimos fieles se acercaron a la Catedral durante el velatorio, incluso a altas horas de la noche. Al día de hoy, continúan llegando manifestaciones de condolencias de instituciones y organizaciones del país y del exterior.


Otro número importante de personas arribó a para despedirlo en la Misa de exequias.

 

 

 

 

Junto al Nuncio Apostólico, Mons. Adriano Bernardini, asistieron los Cardenales Bergoglio (Buenos Aires) y Karlic (Emérito de Paraná); los Obispos: Mons. Eicchorn (Morón), Mons. Casaretto (San Isidro), Mons. Ojea (Coadajutor de San Isidro), Mons. Sucunza (Auxiliar de Buenos Aires), Mons. Juan Martínez (Posadas), Mons. Bargalló (Merlo-Moreno), Mons. Di Monte (Emérito de Mercedes Luján), Mons. Stöckler (Administrador Apostólico y Emérito de Quilmes), Mons. Sarlinga (Zárate-Campana), Mons. Olivera (Cruz del Eje), Mons. Slaby (Obispo Prelado de Esquel), Mons. Bianchi di Cárcano (Emérito de Azul). También pasaron pero no pudieron concelebrar: Mons. Martini (San Justo) y Mons. Zecca (Arzobispo de Tucumán). Recordamos que Mons. Malfa (Chascomús) concelebró el primer día.

 

Jesús cambia la historia

En el Evangelio, en el momento de la muerte de Lázaro se nota una ausencia de Jesús. Es lo primero que le dicen las dos hermanas: “Si hubieras estado aquí, mi hermano no hubiera muerto”. Sin embargo, todo tiene un sentido lleno de vida en el proyecto de Dios. Ellas lloran por la muerte de su hermano y Jesús, conmovido profundamente, llora también por la muerte de su amigo. “Es lo que sentimos también nosotros en este momento, en que entregamos a la tierra a nuestro hermano Mons. Justo Oscar, porque tenemos un corazón que ama y que siente el dolor de la misma forma que sintió Jesús.

Pero en el Evangelio encontramos palabras que derraman alegría y esperanza: ‘Tu hermano resucitará. Yo soy la resurrección y la vida’. Palabras de Jesús que cambian la historia. La muerte ya no es para nosotros el fin sin sentido de la existencia, sino que es el paso a la Vida. Nos espera la resurrección, la plenitud de Vida. La muerte ya no tendrá poder sobre nosotros, viviremos para siempre.
Es nuestra fe. Fe en el misterio tan grande de la resurrección
”, remarcó Mons. Eichhorn durante la Homilía.

 

 

“Con mucho amor encomendamos a nuestro Padre el alma de Mons. Laguna, sabiendo que él, que entregó su vida al Señor ya desde el bautismo, está gozando de la visión del rostro del Señor. Por eso, nuestro dolor se transforma en alegría y en la esperanza de saber esperar el encuentro definitivo con el Padre, momento en el que todos podremos gozar de la plenitud y de la felicidad eterna.
Para esto nos ha destinado y elegido el Señor, para esto nos ha regalado la vida”, concluyó, concediendo la palabra a Mons. Casaretto:

 

Amor a la Eucaristía

“¡Qué gracia de Dios tenemos! que frente a la muerte podemos celebrar la Eucaristía, podemos estar unidos a nuestros hermanos que ya partieron, a Jesucristo en su la Palabra y en el misterio de su Cuerpo y de su Sangre. Es la mayor gracia de Dios que recibimos, y es la gracia que tuvo Mons. Laguna durante su sacerdocio y episcopado, centrar toda su vida en la Eucaristía. Siempre testimonió un gran amor a la Eucaristía”, destacó el Obispo de San Isidro.

 

 

Una gran virtud recibida

Laguna fue un hombre brillante de una inteligencia poco frecuente, que le permitía ubicarse en cada situación, en cada contexto para decir la palabra oportuna. Es lo que más se conoce de los dones que Dios le dio. Pero Mons. Casaretto se refirió a otro don menos conocido, que era el que le permitía que sus dones no lo ensoberbecieran: La conciencia de sus limitaciones. “Así, como era consciente de los dones recibidos de Dios, todo estaba compensado por la conciencia de su pequeñez. Por eso, su Santa preferida era santa Teresita del Niño Jesús (Santa Teresita de Lisieux), porque veía reflejado en ella lo que él vivía en su corazón, la conciencia muy grande de su pequeñez. Esto le permitió vivir una vida de mucha capacidad, pero de gran humildad”.

 

Casaretto pudo constatar que fue un hombre de Iglesia, que recibió el don de caminar por los límites. “Cuando cumplió 25 años de ministerio episcopal, en este mismo lugar dije que fue un hombre que no había pescado en la pecera, sino que siempre salió a buscar a los que estaban afuera. Mons. Laguna se identificó mucho más con la oveja perdida que con las 99 que estaban en el rebaño. Es mucha la gente que sin tener la gracia de la fe, ha experimentado su cercanía. Siempre su intención era que los demás estuvieran más cerca de Jesucristo. Esa dimensión eclesial es la que le permitió vivir su apostolado como lo vivió y llegar a tanta gente”.

 

El testimonio final

El momento de la muerte es muy particular. Justo Oscar era un hombre de prácticas religiosas y piadosas constantes, su piedad mariana era notable. “Una de sus prácticas era rezar todos los misterios del Rosario diariamente, con lo cual, como cada vez que rezamos el avemaría, 200 veces al día le decía a la Virgen que lo tuviera en cuenta en el momento de la muerte. Por eso, estamos seguros que así fue, y en este momento María está llevándolo de su mano al Reino de los Cielos”.

 

Junto a su hermana y a su sobrino, Mons. Casaretto pudo acompañarlo hasta el momento final. “Él mismo decidió operarse, y lo último, después de recibir la unción de los enfermos, fue que rezamos las vísperas, como era su costumbre a las dos de la tarde. Dejó este mundo con la recitación del oficio divino, al que fue tan fiel.

Tenía la costumbre de rezar las vísperas y adelantar el oficio de lecturas del día siguiente. Eso lo dejó para el otro día. Estamos convencidos de que ese oficio (maitines) lo recitó cerquita de Padre Celestial, purificando su vida, porque él tenía la teología clásica de creer en el purgatorio, como la tenemos nosotros, quienes hemos compartido un gran maestro como fue Mons. Aguirre. Él decía: ‘…uno tiene necesidad frente a la presencia de Dios de purificarse ¿Cómo vamos a presentarnos ante Él, así nomás como hemos vivido?’. Nos unimos a ese momento de purificación, pidiendo que pueda estar pronto en el Cielo, sembrando desde allí esperanza para todos nosotros”.

 

 

Mensaje de Su Santidad, Benedicto XVI

A continuación, el Pbro. Juan Herrera dio lectura al mensaje del Papa Benedicto:

 



“Mons. Luis Guillermo Eichhorn: Recibida la triste noticia del fallecimiento de Mons. Justo Oscar Laguna, Obispo Emérito de Morón, ruego a vuestra Excelencia que tenga la bondad de transmitir a sus familiares y a los fieles de esa Iglesia particular el profundo pésame del Santo Padre, el cual, a la vez que ofrece sufragios por el eterno descanso del difunto prelado, les otorga con afecto la confortadora bendición apostólica, como signo de fe y esperanza en el Señor resucitado”.


Card. Tarcisio Bertone

Secretario de Estado de Su Santidad


Mientras hago míos los Sentimientos del Santo Padre, saludo a vuestra Excelencia, con estima en el Señor,

Mons. Adriano Bernardini

Nuncio Apostólico.

 

Inhumación

Como en la primera Misa, se dio lectura al testamento espiritual de Mons. Laguna, esta vez en manos del Pbro. Hugo Lagoria. Acto seguido, en procesión dentro del Templo, mientras el coro entonaba el Himno a Nuestra Señora del Buen Viaje y ante el vibrante y espontáneo aplauso de la feligresía, el cuerpo del Obispo Emérito fue trasladado y depositado en el sepulcro preparado para tal fin.

 

Mons. Eichhorn bendijo la tumba y el Clero entonó el Salve Regina. La oración final fue un Ave María rogando por él, a pedido de Mons. Bargalló, quien destacó el amor a María de Mons. Laguna, tal como señaló Mons. Casaretto. “Quienes compartimos su vida de cerca, no podíamos sino terminar amando a la Virgen por ese contagio tan fuerte de su saberse hijo de Ella. Aquí en Morón, antes de una celebración, más de una vez se habrán asombrado de ver una sombra arriba del Altar, que terminaba siendo Mons. Laguna abrazando a la Virgen del Buen Viaje, manifestándole su cariño y rogando su intercesión para todo su pueblo. Imaginemos el abrazo de la Virgen en este momento, en el Cielo”.

 

Dale Señor el descanso eterno, y que brille para él la luz que no tiene fin.

 

 

 

-----------------------------------------------------------------------------------

 

 

 

Mensajes de condolencias

Compartimos algunas expresiones de pesar por la partida a la Casa del Padre de Mons. Laguna, que llegaron a esta redacción y a la Curia Diocesana.

 

CARTAS DE LECTORES EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA NACIÓN

 

Señor Director:

"El obispo Justo Oscar Laguna fue un pastor en la Iglesia, que supo caminar con el rebaño que le había sido confiado. Pero esa tarea no le impidió peregrinar por los senderos universales de la humanidad. Sin embargo, no dividía su tiempo entre los compromisos religiosos y los sociales.

Todo constituía un mismo desafío para este hombre de fe."Pude colaborar con él, durante varios años, en la Comisión Episcopal de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso. Sabía crear vínculos personales con los creyentes no católicos y con los no cristianos. Poseía una sintonía especial con los del ámbito judío, sin descuidar a los del islam y de todos los credos. Era un don o carisma que lo distinguía entre los pastores.

 

Más allá del mundo de los creyentes o más acá de la frontera de las divisiones, en la Argentina será recordado como un hombre que trabajó por la paz en el conflicto con Chile, por la democracia antes y después de 1983, por la justicia frente a la violación de los derechos humanos y por el diálogo, madre de todos los consensos en una sociedad pluralista. Nos enseña a defender valores como la familia y la vida, respetando a los que puedan pensar de otro modo."

 

Ignacio Pérez del Viso, jesuita

 

 

COMISIÓN NACIONAL DE JUSTICIA Y PAZ

 

"Frente al fallecimiento de Monseñor Justo Laguna, la Comisión Nacional de Justicia y Paz desea manifestar su profundo dolor por esta noticia y acompaña a su familia y amigos en este difícil momento, por medio de la oración.

 

Siempre recordaremos su fecundo ministerio pastoral, su sincero compromiso con los problemas de la sociedad y de la gente, y su luminosa presencia en los medios de comunicación social.

Valoramos profundamente su testimonio de trabajo como presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y su vocación de servicio a favor de la mediación y del diálogo que permitió la vuelta pacífica a la democracia en la Argentina. A su vez, estimamos su apertura al encuentro con otras religiones y su inquietud por el desarrollo cultural.

 

Le pedimos a María Santísima que interceda por su alma y alcance la paz que no tiene fin".

 

 

IGLESIA DE JESUCRISTO DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS

 

Muy estimado Cardenal Bergoglio:            

Enterados de la dolorosa noticia del fallecimiento de Monseñor Justo Laguna, Obispo Emérito de Morón, le extiendo a Ud. y por su intermedio a Monseñor Luis Guillermo Eichhorn, nuestro más sentido pésame y condolencias en nombre de la Presidencia del Área Sudamérica Sur (Argentina, Paraguay y Uruguay) de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones) y en el mío propio.            

 

Guardamos muy cálidos y fraternales recuerdos del querido Monseñor Laguna, de su consagración y entrega permanente en sus labores pastorales, así como su preocupación constante por la unidad de todos en la diversidad como verdaderos hermanos en Cristo. Siempre abogando por la paz, como corresponde a un siervo del Señor, fue un impulsor y un referente en las relaciones Ecuménicas, con el Judaísmo, el Islam y las Religiones.            

 

Rogamos que Dios de consuelo a su hermana, seres queridos y a todos los que lo conocimos y disfrutamos de su amistad y hermandad. Para quienes nos esforzamos por seguir a Jesucristo nos queda el consuelo de sus promesas de la resurrección y de una vida que trasciende esta esfera mortal, la cual confirma el Espíritu Santo, gracias a su misión infinita y eterna como nuestro Salvador y Redentor.            

 

Seguramente Monseñor Justo Laguna está disfrutando de la paz que tanto predicó y ejemplificó y de las bendiciones que se merece.             

 

Un saludo muy fraternal y afectuoso,        

Carlos E. Agüero

Director de Asuntos Públicos

 

 

EMBAJADA DE ISRAEL

 

"Con profundo dolor hemos recibido la triste noticia del fallecimiento de Monseñor Justo Oscar Laguna, quien ha bregado por el diálogo interreligioso y el acercamiento entre los hombres de todos los credos.

 

En estos penosos momentos, la familia de la misión diplomática de Israel en Argentina, les hace llegar sus más sinceras condolencias.

 

Respetuosamente,

Daniel Gazit

Embajador de Israel

 

 

MONS. JUAN MANUEL JORGE JORGE Y HERMANA

 

“Nos unimos al dolor y esperanza por la partida a la Casa del Padre del querido Obispo, Mons. Justo O. Laguna.

 

Lo recordamos con cariño: Él siempre nos trató así.  

Unimos nuestras oraciones a las de ustedes, rogando al Señor esté gozando de su gloria”.

 

 

MUJERES DE FE MONOTEÍSTA

 

"El reciente fallecimiento de monseñor Laguna ha impactado profundamente en nuestra sociedad por su gran compromiso con causas por las que todas las personas de fe nos movilizamos. Asimismo ha sido un gran defensor del diálogo interreligioso con el cual Mujeres de Fe Monoteísta está fuertemente comprometida. Consecuentemente queremos expresar a toda la grey católica nuestro muy sentido pesar".

 

 

LIGA DE MADRES DE FAMILIA

 

"Con mucho dolor despedimos a nuestro Obispo Emérito, Justo Oscar Laguna y hacemos votos para que Dios Padre lo reciba en su seno y pueda gozar de la vida eterna que Dios nos regala.

 

Imploramos a María Santísima, bajo la advocación de Nuestra Señora del Buen Viaje, acompañe el alma de este Pastor ecuménico a las puertas del Cielo.

 

LIGA DE MADRES-Comisión Diocesana de Morón

 

 

CONGRESO JUDÍO LATINOAMERICANO

 

"La desaparición física de monseñor Laguna es una pérdida irreparable. Su ejemplo y valores son un gran legado para nuestra sociedad. Sus convicciones y trabajo impulsaron en forma muy significativa la relación entre judíos y católicos en nuestro país, dando pasos que serán recordados en el tiempo".

 

 

MISIONERAS DIOCESANAS DE MARÍA MADRE DE LA IGLESIA

 

"Queremos acercarnos con todo cariño y oración por la Pascua de Monseñor Justo Oscar Laguna.

Guardamos en la memoria de nuestro corazón todo lo vivido y compartido con él, en los años que estuvimos en la Diócesis.

 

Que la Virgen del Buen Viaje reciba en sus brazos a Monseñor Laguna para que descanse junto al Padre.

 

Que su entrega nos regale a todos seguir las huellas de Jesús, construyendo en el Reino el servicio a los más pobres.

 

Hna. Andrea Landetcheverry

Superiora General

 

 

MOVIMIENTO "RAÍCES DE VIDA"

 

El Movimiento Raíces de Vida que inició sus actividades durante el paso del muy querido Obispo Mons. Justo Oscar, en la diócesis de Morón, quiso recordarlo con una oración del Oficio de Difuntos cuando nos dice:

Dios y Señor de vivos y de muertos, que resucitaste a Cristo del sepulcro, resucita también a los difuntos, y a nosotros danos un lugar junto a ellos en tu gloria.

Q U E  A S Í  S E A.

 

 

ORGANIZACIÓN JUDÍA PARA EL DIÁLOGO INTERCONFESIONAL

 

"Expresa su profundo dolor por el fallecimiento de monseñor Justo Laguna, un incansable promotor del respeto y el amor entre quienes profesamos distintos credos".

 

 

CONFRATERNIDAD ARGENTINA JUDEO CRISTIANA

 

"Nuestro pesar por el fallecimiento de monseñor Justo O. Laguna:

 

Justo Oscar Laguna

(25 de septiembre de 1929 - 03 de noviembre de 2011)

Sacerdote de la Iglesia Católica y Obispo Emérito de Morón.

 

Monseñor Justo O. Laguna fue un sacerdote controvertido y comprometido con la época que le tocó vivir. Se desempeñó durante nueve años como párroco de la Catedral de San Isidro y en esa época inició una larga amistad con Monseñor Jorge Casaretto que continuó hasta el día de su partida. El lema de su escudo episcopal fue "In Verbo tuo laxabo rete" (Por tu Palabra echaré las redes.

 

Al ser designado Obispo de Morón, formuló las siguientes palabras ".....A mí no me cambió la ordenación episcopal, pero sí me cambió Morón, el contacto con los pobres, conocerlos, acercarme a ellos para asumir su causa".

 

En 1996 Laguna hizo una autocrítica sobre su actuación en la dictadura militar diciendo que no hizo lo suficiente para salvar las vidas de muchos detenidos.

 

Su contacto con el judaísmo y su admiración por el Pueblo de la Alianza fue un proceso que realizó junto al Rabino Mario Rojzman, con el que peregrinó a Jerusalén, entrevistándose en tal oportunidad con el Papa Juan Pablo II y como consecuencia de ésta experiencia escribieron un libro titulado "Todos los caminos conducen a Jerusalén (y también a Roma)". En 1999 junto con Rojzman, Laguna condujo un programa de charlas y entrevistas llamado "Para seguir pensando". Amigo de quienes integran el Seminario Rabínico Latinoamericano Marshall T. Meyer, frecuentó sus aulas y estrechó lazos de amistad seria y profunda.

 

Actualmente era miembro de la Comisión Episcopal de Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo, el Islam y las Religiones de la Conferencia Episcopal Argentina y miembro de la Comisión Episcopal para la Universidad Católica Argentina.

 

Vivía con su hermana en el barrio de once, el cual fue el barrio de su infancia.

 

Recibió premios y honores, pero más allá de ellos, rescatamos el perfil humano de un hombre que estuvo junto a los débiles, reconoció al Judaísmo como "sus hermanos mayores", siguiendo el lineamento del Concilio Vaticano II y pese a las críticas que alguna veces recibió por tener una arrolladora personalidad, fue un hombre de bien, fiel a sí mismo, que trató siempre de ser fiel al Evangelio. ¡Así lo recordaremos!”

 

 

 

up

 

 

AVISO Urgencia Sacerdotal.jpg Etcheverri.jpg

barra

 

Delegación para la Comunicación Social de la Diócesis de Morón

000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

botones Koino 3f

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ