oficinadeprensaobmoron.jpg

Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar
wordbot.jpg 

altasbot3.jpg facebookbot3.jpg


- 23 de julio – Caminamos juntos hasta el Santuario de San Cayetano
MC900431561[1]
-
Una sociedad democrática basada en el trabajo MC900431561[1]
- Curso a distancia de Doctrina Social de la Iglesia MC900431561[1]
 

Banner-koinoniafinal.gif

productosdelcolmenarb.jpg


sancarlosb.jpg

 

carilob.jpg

 

radiolabuenanoticiakoinonia.jpg

 

radiomariakoinonia2.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A San Cayetano por la vida y un trabajo digno

10ma Peregrinación Diocesana a Pie a San Cayetano

 

23 de julio - Caminamos juntos hasta el Santuario

 

Horarios de salida por Decanato

 

13.00 hs. - Parroquia San Judas Tadeo de Ituzaingó.

 

14.30 hs - Iglesia Catedral de Morón

 

14.30 hs. - Parroquia Sagrada Familia de Morón Sur

 

14.30 hs. - Parroquia Santa Marta de Hurlingham

 

17.00 hs. - Hospital de Haedo

 

19.00 hs. – Santa Misa en el Santuario de Liniers

 

 

Peregrinación Diocesana a Pie a San Cayetano

 

Reseña histórica

 

En el año 1986, siendo Párroco de la comunidad de Virgen de la Esperanza de Hurlingham el Padre Eduardo Farrell, el grupo de hombres de la Parroquia tuvo la inquietud de hacer una peregrinación al Santuario de San Cayetano de Liniers.

En los últimos días del mes de julio de ese año, partieron desde la Parroquia unas 53 personas con mucha devoción, pidiendo pan y trabajo al Santo.

La peregrinación culminó con una Misa en el Santuario.

 

En los años subsiguientes, se repitió el gesto parroquialmente, y en el año 1994, con  la intervención del Padre Jorge Pablo, la peregrinación paso hacer decanal. En el año 2000, siendo Párroco el Padre Germán Meling, pasó a ser diocesana, hasta que llegamos a este año 2011 con el lema: "A San Cayetano por la vida y por un trabajo digno".

 

Invitamos a participar de esta manifestación de fe,
que se realizará el sábado 23 de julio.

 

La columna del decano de Hurlingham partirá de la Parroquia San José Obrero a las 12.00 hs, haciendo una parada de refrigerio a las 16.00 hs., en la Parroquia Santiago Apóstol de Haedo.

 

El Decanato de Ituzaingó partirá desde la Parroquia San Judas Tadeo, a las 13.00 hs, pasando por la Catedral de Morón a las 14.30 hs., haciendo una parada de refrigerio en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Haedo, a las 16.00 hs.. Allí se unirá a la columna de Morón Sur, que partirá desde la Parroquia Sagrada Familia a las 14.30 hs..

 

Todas las columnas se unirán en la Av. 2da Rivadavia frente al Hospital de Agudos de Haedo, para comenzar el último tramo de peregrinación todos juntos hasta el santuario de San Cayetano de Liniers, donde la jornada culminará con una Misa presidia por el Sr. Obispo, Mons. Luis Guillermo Eichhorn, a las 19.00 hs..

 

Nos unimos todos en oración y con devoción a esta peregrinación, para pedir por la vida, el pan y el trabajo.

 

Para solicitar información llamar a:

Padre Luis Luque  4661-1450

Padre Gabriel Perin  4454-3716

Padre Silvio Rocha  4662-1893

Sr. Helio  4662-4468

 

Equipo Coordinador de Peregrinación

 

 

 

up

 

 

 

 

 

Parroquia San Judas Tadeo - Pastoral Social
Mansilla 867, Ituzaingó - 4624‑0659

El TRABAJO HOY

 

El grupo de Doctrina Social de la Iglesia “José Gentico”, perteneciente a la Parroquia San Judas Tadeo, organizó en las instalaciones parroquiales una jornada en la que Carlos Custer, ex-embajador en el Vaticano, disertó sobre “el trabajo hoy”.

 

Una sociedad democrática
basada en el trabajo

(Agradecemos a Caterina Marotta por la transcripción)

 

Luego de ser recibido y presentado por el Párroco y Asesor de Pastoral Social, Pbro. Gustavo De la Torre, lo primero que Custer definió fue el trabajo humano: El trabajo tiene una dignidad sustantiva porque lo ejercen las personas, y como nosotros somos hijos de Dios, el trabajo posee una dignidad extraordinaria. Tiene dos dimensiones:

Una, producir un bien, un servicio y ganar un salario. Pero hay una que es más importante, no qué hace el trabajo, sino quién lo hace, es decir, la persona.

Lo importante, no es tanto el hombre cómo lo hace, sino, que es el hombre quien lo hace. Es el trabajo de un hijo de Dios.

De esta manera somos co-creadores. Dios creó al hombre y a la naturaleza y dispuso que el hombre tenga que transformar esa naturaleza, y además, con el trabajo tiene que ganarse su sustento. Cada uno en su trabajo, con el esfuerzo físico, mental, de investigación, docente, o de amas de casa, somos co-creadores. Con el trabajo nos ganamos la vida, y a su vez, contribuimos al desarrollo de la sociedad.

 

 

En esto tenemos que recuperar mucho, sobre todo, en una época en la que el liberalismo y las tendencias economicistas pretendieron decir que el trabajo era una carga, un impuesto. Este trastocamiento de valores nos ha llevado a los desordenes que tenemos. Es la desnaturalización del sentido: En una sociedad que pierde valores, el que trabaja es un tonto; la plata no se hace trabajando. La Argentina es un país con enormes perspectivas y posibilidades, el problema que tenemos es de revalorizar y revitalizar los valores que han sido alterados, entre otros, la dignidad de la persona humana y el valor superior del trabajo.

 

En la Doctrina Social de la Iglesia se definen líneas fundamentales:

El bien común.

Todos tenemos que perseguir el bien común, no el individualismo, es decir, el éxito a cualquier costo, llegar como se pueda. Todo lo que hago, lo que trabajo ¿En qué medida  contribuye al bien común, a la dignidad de la persona humana? Porque somos hijos de Dios.


El destino universal de los bienes.

Los bienes no han sido creados para que una minoría se apropie en detrimento de las mayorías. En la escala de distribución de la renta en la Argentina, el 10 % de la población más rica y con mayor capacidad económica se lleva el 45% de la renta. Estas son distorsiones graves. Una sociedad democrática lo que tiene que buscar es que las riquezas que tiene y las riquezas que produce, sean distribuidas de manera más equitativa. Esto no es ningún principio socialista, es un principio esencial de la Doctrina Social de la Iglesia.

 

Los valores de la Doctrina Social de la Iglesia tenemos que hacerlos carne en la sociedad en que vivimos y revitalizar, sobre todo, el sentido y la dignidad del trabajo humano, en un país donde todavía tenemos enormes bolsones de pobreza y marginalidad absoluta.

La gente a veces se cuestiona ¿Por qué hay tanta inseguridad? La inseguridad y la droga se cultivan en la marginalidad ¿Qué es un marginal? El que no tiene destino. Hay 450.000 chicos en la provincia de Buenos Aires que ni estudian ni trabajan, entonces ¿Cómo queremos vivir en una sociedad segura? ¿Cómo pretendemos vivir sino corregimos estos problemas de fondo?

 

 

“No puede haber hambre en Argentina, no puede haber chicos desnutridos, no puede haber jóvenes sin futuro, es un problema nuestro, no le podemos echar la culpa al imperialismo. Es la incapacidad de organización de una sociedad rica que tiene un enorme potencial, que no sabe organizarse para que todos disfrutemos de una manera más o menos razonablemente equitativa”, sostuvo Custer.

 

El problema creciente de desocupación

Una preocupación planteada por el Director General de la Organización Internacional del Trabajo en el año 2000, es el problema creciente de desocupación: “Lo que preocupa es el futuro del trabajo humano, cómo la sociedad va a hacer para darle trabajo a todos. El trabajo es un derecho y este derecho tiene que encontrarse la forma de realizarlo”, decía.

 

¿De qué manera nosotros podemos conseguir que haya trabajo para todos?

Si las cooperativas, las empresas, los comercios, las unidades económicas, no tienen posibilidad de dar trabajo, hay que crear otras formas de trabajo. El trabajo que no pueda generar la empresa tradicional, tiene que tener el estado capacidad de impulsarlo, a través de nuevas formas del trabajo personal y del trabajo asociado.

 

El avance de la tecnología va a concentrar cada vez más la riqueza y la capacidad económica y financiera de ciertas empresas, y va a tender cada vez más a tener menos trabajadores. Tenemos que buscar el trabajo, crear el trabajo. Por ejemplo, los europeos crearon un gran plan de infraestructura para dar trabajo: ferrocarriles, puertos, etc.. La Unión Europea se asoció con bancos para hacer la inversión e hicieron un plan que absorbió empresas gigantes de trabajo de construcción, de autorrutas, de puertos, de aeropuertos; a su vez crearon una enormidad de empresas subsidiarias que producían los insumos para esos grandes proyectos.

 

Otra forma, es el revalorizar el trabajo de las amas de casa y el trabajo de los voluntarios. Ver cómo ayudar a sostener el trabajo de los cuentapropistas, cómo ayudarlos a asociarse en formas de cooperativas, para que el día de mañana cuando tengan un problema estén debidamente protegidos.

 

En Argentina hay casi 850.000 voluntarios, como esas señoras que ayudan en los comedores. Muchísimos están sostenidos por las Iglesias. Que sean reconocidos y el estado los proteja, porque el trabajo tradicional de empresa no es suficiente para cubrir todas las necesidades, y sobre todo, la de los pobres.

 

La enseñanza profesional es otro método. La Argentina fue un país modelo en esto, en las escuelas profesionales los chicos aprendían, cada uno según su capacidad y su vocación, a ser carpintero, matricero, plomero, electricista, etc..

 

Custer invitó al auditorio a asumir esta realidad como un desafió: “No digamos casi con normalidad que hay más de 400.000 chicos que no trabajan ni estudian. Esa masa de chicos nos tiene que preocupar muchísimo”.

 

Hemos hecho un progreso

Hay que pensar que venimos de la época de la esclavitud, donde el trabajo era considerado un castigo, algo propio de los esclavos, en la Grecia antigua, los ciudadanos, los patricios no trabajaban, era una cosa de los esclavos. Después, pasamos por la época de los siervos y más próximo a nuestro tiempo, vino la revolución industrial de 1850, allí se trabajaba en condiciones terribles 12, 14 hs, sin ningún tipo de protección.

A pesar de todo, hemos ido evolucionando. Y tenemos que hacerlo más aún, tenemos que impedir que haya retrocesos con esta concepción del mundo del trabajo y para hacer que esta sociedad sea verdaderamente democrática, debe dar una oportunidad para todos.

 

Cuando hablamos de los derechos humanos, el derecho al trabajo es un derecho humano sustantivo, porque con trabajo tengo la posibilidad de formar un hogar, de tener hijos, de educarlos. En cambio, si yo no trabajo ¿Cuál es mi horizonte? uno ve chicos que ya no van a la escuela y ni siquiera están inquietos por ir a trabajar, se la rebuscan como pueden, asaltan, secuestran, se llevan autos, y dicen -este es mi trabajo, con esto me gano la vida, con esto doy de comer a mi familia.

 

Eso nos hace pensar en la sociedad en que queremos vivir. Los católicos tenemos la obligación de comprometernos cada vez más, en la política, en lo cultural, en el sindicalismo. La sociedad ‘no’ es mejor, porque nosotros ‘no’ ayudamos a cambiarla.

 

El sindicalismo tiene que hacerse una gran autocrítica, pero igual sigue siendo un motor de solidaridad y de progreso de la sociedad. En esto es muy importante que cada uno asuma su rol.

 

Hay que reconocer que el sindicalismo fue un motor de la historia. Fue mucho tiempo el contrapoder de la prepotencia, de la arrogancia, del poder del dinero. El sindicalismo fue logrando las condiciones de mayor bienestar, la lucha por las 8 hs., fue la inicial, después por la jubilación, la estabilidad en el trabajo, la protección de los niños, de las mujeres, de las embarazadas se complementó enormemente. Para muchos de nosotros el sindicalismo no sólo es reivindicativo por luchar por mejores salarios, mejores condiciones de trabajo, sino que tiene una dimensión política, no partidaria, de construir una sociedad más igualitaria y más equitativa.

 

Las amenazas al trabajo hoy

Lo primero es la economía “mercantilista”, una palabra difícil. Es la financialización de la economía. De cada 10 dólares que se manejan a nivel internacional, 1 solamente tiene que ver con la economía productiva, los otros 9, el 90% de los flujos financieros internacionales son ligables a la economía virtual, a la economía especulativa, la que se maneja con computadora. No tiene que ver con la creación de bienes, de servicios, de productos. Es la especulación. Y las consecuencias de la crisis las terminamos pagando nosotros. Para salvar a los grandes bancos y empresas que habían quebrado, le sacaron dinero al estado. Ahora hay que hacer ajustes, porque el estado tiene déficit, vamos a rebajar en educación, en todos los rubros, porque hay que pagar el déficit del estado, que tuvo que financiar los malos negocios y las aventuras de los grupos financieros.

 

Esta economía destruye el trabajo, lo desmotiva. La economía de los yuppies, de la especulación, de la finanzas y sus derivados, son nada más que especulaciones de préstamo sobre préstamo y de intereses sobre ambos prestamos, y se va generando una cadena que no tiene nada que ver con la economía real.

 

Por eso, los enemigos más grandes del trabajo hoy, son la economía especulativa y financiera, y también la concentración de riqueza. Que el 10% de la población se lleve el 45 % de la renta en la Argentina, es una injusticia y esto no genera trabajo, porque la renta acumulada se gasta y se invierte en el exterior. Se supone que hay tanto dinero argentino puesto afuera, como de deuda externa. No se hacen inversiones, el dinero que produce el trabajo, no vuelve al punto del trabajo, no vuelve a la economía real.  Sólo regresa el 30%, lo demás se concentra en el exterior y se hacen especulaciones financieras.  Esta economía desmotiva el trabajo. Si este dinero fuera bien utilizado, se podría hacer aquellos enormes planes de infraestructura antes mencionados.

 

Tenemos que seguir soñando, sabiendo que tenemos que aumentar la responsabilidad individual y social, cada uno de nosotros tenemos que ser más responsables y colectivamente, a ver cómo juntos podemos hacer mejor.

El país tiene que mejorar, cómo aprovechamos los recursos naturales, cómo recuperamos los perdidos y los ponemos al servicio del desarrollo del argentino y no de algunos capitalistas que se llevan el dinero.

Es una obligación de la sociedad generar estas mejoras, en primer lugar, de los empresarios, que tienen que reinvertir y no solo usufructuar de la renta y llevarse lo que le resta para afuera; y del estado, que tiene que suscitar políticas de estado que promuevan el derecho al trabajo, derecho esencial del ser humano. Estas cosas tienen que ser una aplicación práctica de todos nosotros, todos los días.

 

Lamentablemente carecemos de madurez política en los dirigentes. Lamentable la política de hoy es la de los afiches, la del marketing. La política no tiene que ser marketing, tiene que ser propuesta, compromiso.

 

Ante esto, Custer se vio sorprendió por la constitución italiana que dice: Art.1 “La República Italiana es una sociedad democrática basada en el trabajo”. “Dios quiera que la sociedad que nosotros podamos hacer, se base en el trabajo y no en la corrupción, en la expatriación del dinero, en el amontonamiento del dinero por unos pocos en detrimento de los demás”, concluyó.

 

 

 

 

up

 

 

 

 

 


Acción Católica Argentina

Curso a distancia de
Doctrina Social de la Iglesia

 

promo-Curso-DSI---El-compromiso-social-2011.gif

 

www.accioncatolica.org.ar

ifp-bsas@accioncatolica.org.ar

Tel: (011) 4331-6323 Lunes a viernes de 13.00 a 20.00

 

 

up

 

 

barra

 

Delegación para la Comunicación Social de la Diócesis de Morón

000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

botones Koino 3f

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ