oficinadeprensaobmoron.jpg

Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar
wordbot.jpg 

altasbot3.jpg facebookbot3.jpg


- Fiesta de la Eucaristía – Corpus Christi 2011
MC900431561[1]
-
Oración por el 60° Aniversario de Ordenación Sacerdotal del Papa Benedicto MC900431561[1]
- Un amor más fuerte que la muerte MC900431561[1]
-
120 años de vida fundacional de las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús - Invitación MC900431561[1]

 

Banner-koinoniafinal.gif

productosdelcolmenarb.jpg


sancarlosb.jpg

 

carilob.jpg

 

radiolabuenanoticiakoinonia.jpg

 

radiomariakoinonia2.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fiesta de la Eucaristía

 

CORPUS CHRISTI 2011

 

“Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo le resucitaré en el último día”, Juan 6, 54

 

En el Año de la Vida, la Diócesis celebró que Jesús vino a dar vida, y vida abundante.

 

 

El 25 de junio, los moronenses se comprometieron como discípulos de Jesús a manifestar la alegría por la vida, subrayando el valor profundo que tiene este regalo y el don de la vida plena, que Dios le ha hecho al hombre.

Y este año, la solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo coincidió con una fecha muy significativa: “El Día Internacional de la Lucha Contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas”.

 

 

 

“Por la cultura de la muerte que el mundo quiere imponer, rezamos especialmente por aquellos hermanos que son víctimas de este flagelo, por aquellas familias que sufren por esta realidad”, expresó Mons. Luis Guillermo Eichhorn, con el anhelo que los gobernantes que tienen la responsabilidad del bien común, encuentren los caminos eficaces para poder solucionar este problema.

 

 

Otro motivo de oración que mencionó el Sr. Obispo, es un pedido del Santo Padre, Benedicto XVI. Este miércoles, 29 de junio, Solemnidad de San Pedro y San Pablo, el Papa cumple 60 años de Ordenación Sacerdotal. El regalo que pidió, es que cada Diócesis del mundo le obsequie 60 horas de adoración al Santísimo, orando especialmente por la santificación de los Sacerdotes y las vocaciones sacerdotales.

«Para Morón, este compromiso representará una hora y algunos minutos más de adoración al Santísimo, por cada parroquia. Se invita a las comunidades que vayan cumpliendo con este regalo, a dar aviso en la Curia».

 

 

Otra intención fue de oración por la salud de la mamá del P. José María Recondo, quien se encuentra cumpliendo un ministerio para la Conferencia Episcopal, como Rector de la Iglesia Argentina en Roma, y quien estuvo presente en la celebración.

 

Caminando hacia una pastoral orgánica.

En este camino, en Morón se están preparando las Asambleas de las diversas Áreas Pastorales, para aunar esfuerzos, criterios y objetivos.

 

La Diócesis en estado de Misión Permanente.

“Estamos empeñados en llevar adelante el compromiso misionero que asumimos en el primer Congreso Misionero Diocesano, el compromiso de la Misión Permanente”, afirmó Mons. Eichhorn, destacando los frutos y testimonios que ya se están recogiendo de los diversos emprendimientos misioneros que se llevan a cabo en algunos lugares de la Diócesis. Animó al equipo misionero a continuar la tarea e invitó a todos a sumarse a este trabajo.

 

 

 

 

Tercer Congreso Nacional de Catequesis. Urgencias pastorales.

Morón será anfitrión y la Diócesis se encuentra organizándose para brindar una casa y acogida cordial a todos los catequistas de los diversos lugares del país y de otros países que asistirán.

El Sr. Obispo llamó a asumir el desafío que plantea la temática misma del Congreso, con la prioridad de urgencia pastoral: El de una profunda y auténtica renovación de la Catequesis de Iniciación Cristiana; y el de la instalación definitiva del Itinerario Catequístico Permanente para los adultos.

 

Es el momento del afianzamiento de estas propuestas pastorales. Que no queden en palabras, sino que se plasme en convicciones profundas y actitudes consecuentes. Que calen en profundidad suscitando una verdadera renovación en nuestra Iglesia Diocesana, para así poder proponer a todos nuestros feligreses y ciudadanos una respuesta sólida a todos sus anhelos y necesidades, desde un evangelio encarnado y vivido con autenticidad en nuestras comunidades”, subrayó el Mons. Eichhorn.

 

En este contexto, la celebración del Cuerpo y la Sangre de Cristo es providencial. “En este misterio debemos encontrar el fundamento, la roca sólida y segura de toda la vida diocesana y de nuestro caminar pastoral. Esta celebración nos centra en la Eucaristía, que es fuente y culmen de toda la vida y la actividad de la Iglesia. Todo parte de ella. En la Eucaristía se origina la misma vida que vivimos y que nos mueve a la misión”, remarcó.

 

 

 

Más adelante, el Sr. Obispo destacó las contundentes palabras de San Pablo, para meditar una y otra vez, para ser encarnadas en la vida y en las comunidades:

La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el Cuerpo de Cristo? Ya que hay un solo pan, todos nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo Cuerpo, porque participamos de ese único pan”.

 

 

Todos un solo Cuerpo, el Cuerpo de Cristo.

“Participamos de su vida, somos su prolongación, su presencia en el mundo. La Iglesia, Cuerpo de Cristo, es de Él, quien actúa por la fuerza del Espíritu Santo en ella. Es Él el que realiza la salvación de todos los hombres por la mediación de la Iglesia, a través de la predicación, de la celebración de los sacramentos, de nuestro amor fraterno y comunión, y a través de la caridad para con todos, en especial con los pobres, los sufrientes, los necesitados, en los que amamos y servimos a Cristo mismo”.

 

El Sr. Obispo concluyó llamado a cuidar y mejorar las celebraciones Eucarísticas; llamando a una intensa pastoral del domingo, a acrecentar la devoción y culto al Santísimo Sacramento, a vivir un auténtico estilo eucarístico testimonial, tanto personal como comunitariamente. “Que vivamos con alegría y entusiasmo este ser y sentirnos Iglesia, Cuerpo de Cristo, hermanos y miembros todos de Él. Que sea el fermento de una vida nueva para esta Diócesis de Nuestra Madre del Buen Viaje”.

 

 

 

up

 

 

 

CIUDAD DEL VATICANO

 

Oración por el 60° Aniversario de
Ordenación Sacerdotal del Papa Benedicto

 

Subrayando del artículo de Corpus Christi antes presentado, el pedido que el Sr. Obispo realizó a la Diócesis, ofrecemos a continuación el texto de la oración que el Papa Benedicto XVI ha compuesto para el 60 aniversario de su ordenación como Sacerdote, que se cumple este miércoles 29 de junio:

 

Señor,

te damos gracias

porque has abierto tu corazón para nosotros;

porque en tu muerte y en tu resurrección

te has convertido en fuente de vida.

Haz que seamos personas vivientes,

vivientes de tu fuente,

y dónanos el poder ser nosotros también fuentes,

capaces de donar a este nuestro tiempo

agua de vida.

Te damos gracias

por la gracia del ministerio sacerdotal.

Señor, bendícenos

y bendice a todos los hombres de este tiempo

que están sedientos y en la búsqueda

 

Amén.

 

 

 

up

 



Un Amor más fuerte que la muerte

 

Extracto de la Homilía del Papa en la celebración de Corpus Christi, el viernes 24 de junio, en San Juan de Letrán.

 

 

 “Lo que Jesús nos ha dado en la intimidad del Cenáculo, hoy lo manifestamos abiertamente, porque el amor de Cristo no está reservado a algunos pocos, sino que está destinado a todos. En la Eucaristía sucede la transformación de los dones de esta tierra -el pan y el vino- con el fin de transformar nuestra vida e inaugurar así la transformación del mundo.

 

Todo parte, se podría decir, del corazón de Cristo, que en la Última Cena, en la vigilia de su pasión, agradeció y alabó a Dios y, de esta manera, con la potencia de su amor, transformó el sentido de la muerte a la que iba a enfrentarse.

El hecho de que el Sacramento del altar haya asumido el nombre de “Eucaristía” -“acción de gracias”- expresa exactamente esto: que la transformación de la sustancia del pan y del vino en el Cuerpo y Sangre de Cristo, es fruto del don que Cristo ha hecho de sí mismo, don de un Amor más fuerte que la muerte, Amor Divino que lo ha hecho resucitar de entre los muertos. Esta es la razón por la que la Eucaristía es alimento de vida eterna, Pan de la vida. Del corazón de Cristo, desde su “oración eucarística” hasta la vigilia de la pasión, viene este dinamismo que transforma la realidad en sus dimensiones cósmicas, humanas e históricas. Todo procede de Dios, de la omnipotencia de su Amor Uno y Trino, encarnado en Jesús. En este Amor está inmerso el corazón de Cristo; por esto sabe agradecer y alabar a Dios incluso frente a la traición y a la violencia, y en este modo cambia las cosas, las personas y el mundo.

 

Esta transformación es posible gracias a una comunión más fuerte que la división, la comunión de Dios mismo. La palabra “comunión”, que nosotros usamos para designar la Eucaristía, reasume en sí mismo la dimensión vertical y la horizontal del don de Cristo.

 

San Agustín nos ayuda a comprender la dinámica de la comunión eucarística cuando hace referencia a una especie de visión que tuvo, en la que Jesús le dice: “Yo soy el alimento de los fuertes. Crece y me tendrás. Tú no me transformarás en ti, como el alimento del cuerpo, sino que serás tú el transformado en mí” (Conf. VII, 10, 18). Mientras que el alimento corporal es asimilado por nuestro organismo y contribuye a su sustento, en el caso de la Eucaristía se trata de un Pan diferente: no somos nosotros los que lo asimilamos, sino que nos asimila a sí, así nos convertimos conforme a Jesucristo, miembros de su cuerpo, una sola cosa con Él. Esta fase es decisiva. De hecho, exactamente porque es Cristo el que, en la comunión eucarística, nos transforma a sí, nuestra individualidad, en este encuentro, se abre, liberada de su egocentrismo y inscrita en la Persona de Jesús, que a su vez está inmerso en la comunión trinitaria. Así la eucaristía, mientras que nos une a Cristo, nos abre a los demás, nos hace miembros los unos de los otros: ya no estamos divididos, sino que somos una sola cosa en Él.

 

La comunión eucarística me une a la persona que tengo al lado, y con la que, quizás, ni siquiera tengo una buena relación, y también nos une a los hermanos que están lejos, en todas las partes del mundo. De aquí, de la Eucaristía, deriva, por tanto, el sentido profundo de la presencia social de la Iglesia, como testifican los grandes Santos sociales, que fueron siempre grandes almas eucarísticas. Quien reconoce a Jesús en la Hostia Santa, lo reconoce en el hermano que sufre, que tiene hambre y sed, que es forastero, desnudo, enfermo, encarcelado; y está atento a todas las personas, se compromete, de modo concreto, por todos los que tienen necesidad. Del don del amor de Cristo proviene, por tanto, nuestra especial responsabilidad de cristianos en la construcción de una sociedad solidaria, justa y fraterna.

 

La Última Cena.

¿Qué sucedió en ese momento? Cuando Él dijo: Este es mi cuerpo que he dado por vosotros, esta es mi sangre derramada por vosotros y por todos los hombres, ¿Qué sucede? Jesús en este gesto anticipa el suceso del Calvario. Él acepta por amor toda la pasión, con su sufrimiento y su violencia, hasta la muerte de cruz; aceptándola de este modo, la transforma en un acto de donación. Esta es la transformación que el mundo necesita, porque lo redime desde el interior, lo abre a las dimensiones del Reino de los cielos. Pero esta renovación del mundo, Dios quiere realizarla siempre a través de la misma vía seguida por Cristo, este camino, que es Él mismo. No hay nada de mágico en el Cristianismo. No hay atajos, sino que todo pasa a través de la lógica humilde y paciente de la semilla de grano que se parte para dar la vida, la lógica de la fe que mueve las montañas con el suave poder de Dios. Por esto quiere continuar renovando la humanidad, la historia y el cosmos, a través de esta cadena de transformaciones, de la que la Eucaristía es el sacramento. Mediante el pan y el vino consagrados, en los que están realmente presentes su Cuerpo y su Sangre, Cristo nos transforma, asimilándonos a Él: nos implica en su obra de redención, haciéndonos capaces, por la gracia del Espíritu Santo, de vivir según su misma lógica de donación, como semillas de grano unidos a Él y en Él. Así se siembran y van madurando en los surcos de la historia, la unidad y la paz, que son el fin al que tendemos, según el diseño de Dios.

 

Sin ilusiones, sin utopías ideológicas, nosotros caminamos por los caminos del mundo, llevando dentro de nosotros el Cuerpo del Señor, como la Virgen María en el misterio de la Visitación. Con la humildad de sabernos simples semillas de grano, custodiamos la firme certeza de que el amor de Dios, encarnado en Cristo, es más fuerte que el mal, que la violencia y que la muerte. Sabemos que Dios prepara para todos los hombres, cielos nuevos y tierra nueva, en la que reinan la paz y la justicia, y en la fe entrevemos el mundo nuevo, que es nuestra verdadera patria.

 

 

 

up

 

 

 

 

 

Siervas del Sagrado Corazón de Jesús

 

 

NOS ABRIÓ SU CORAZÓN, PARA
DARNOS LO MEJOR QUE TENÍA.

 

El 1°de julio las Siervas del Sagrado Corazón estamos de fiesta.

Les invitamos a compartir con nosotras este momento tan importante, ya que como Congregación estamos celebrando los 120 años de vida fundacional, “1891-2011”.

 

La Eucaristía será a las 18.00 hs.

Luego compartiremos un ágape fraterno.

 

Te esperamos en Ratti 2839 entre Pringles y Roca - Ituzaingó.

 

 

Corazón de Jesús, guarda mi

corazón dentro del tuyo.

 

 

 

up

 

 

 

barra

 

Delegación para la Comunicación Social de la Diócesis de Morón

000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

botones Koino 3f

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ